Google pone fin a la publicidad invasiva

Cada vez son más los usuarios que demandan una mayor privacidad en la red.

Muchos de ellos aseguran sentirse controlados por gigantes digitales como Google, el navegador de Internet más importante de la web. Gran cantidad de usuarios se muestran sorprendidos porque, cada vez que hacen referencia a un tema, automáticamente aparecen en las ventanas publicitarias del buscador contenidos publicitarios relacionados con las intereses de los internautas.

Otra cuestión de la que también se quejan los usuarios es de la cantidad excesiva de publicidad con la que conviven diariamente en este ecosistema digital. En cuanto a esta situación, los usuarios de la red reconocen que la experiencia digital se hace cada vez más pesada y complicada, así como también creen que esta situación debería tener los días contados.

Esta petición tan repetida por los millones de usuarios que navegan en la red ha sido escuchada por Google y el gigante de Internet ha dado una noticia que ha recibido una gran acogida por parte de los internautas: la publicidad invasiva tiene los días contados.

GOLPE A LA PUBLICIDAD INVASIVA

A través de un comunicado, Google ha confirmado que de su navegador Google Chrome eliminará el exceso de publicidad al que tiene que hacer frente a los usuarios y las cookies de terceros para favorecer a la privacidad de los usuarios. 

Además, la empresa digital también ha compartido cuándo piensan comenzar con esta limpieza de su navegador. «Nuestra intención es hacer esto dentro de dos años. Planeamos comenzar las primeras pruebas de origen para fines de este año, comenzando con la medición de conversión y siguiendo con la personalización».

Estas cookies a las que hacen referencia en la nota de prensa son una especie de almacenadores de información con los que los usuarios, en los últimos años no estaban muy conformes. El motivo es que estas cookies introducen en páginas de Internet informaciones o contenidos publicitarios que nada tienen que ver con los temas tratados en la página web elegida por el usuario. Además, estas cookies tienen el objetivo de conocer cuáles son las preferencias de los internautas, sus páginas más visitadas y los contenidos de ellas para así, en sus siguientes visitas ofrecerles una publicidad personalizada. 

Esta decisión llega después de que la empresa de Internet Brave haya interpuesto una demanda en la Comisión de Protección de Datos de Irlanda en la que acusa a Google de instalar rastreadores de identificación para recabar información de sus usuarios sin su consentimiento. 

Ante esta situación, el gigante tecnológico ha decidido cambiar su política de seguridad y privacidad que afecta directamente a sus usuarios. «Estamos trabajando para que Chrome deje de soportar las cookies de terceros porque pueden reducir la privacidad y el control del usuario. «Creemos que nosotros como comunidad podemos y debemos hacerlo mejor». 

¿QUE PASARÁ CON LOS ANUNCIOS?

Este cambio que la empresa llevará a cabo en un plazo máximo de 2 años ha dividido a usuarios y publicistas que ven en Google el filón y modelo de negocio perfecto para dar a conocer sus productos.

El nuevo rumbo que tomará Google ha puesto en jaque a los anunciantes mundiales al no saber qué ocurrirá ahora con la publicidad en Internet. Ante el revuelo generado, el gigante digital ha aclarado que, para que nadie se vea afectado pero sí se vea reforzada la seguridad en la web y que la experiencia del usuario sea la que el elija. «Estamos desarrollando herramientas alternativas para mantener una web con publicidad de tal forma que las cookies de terceros se queden obsoletas».

Además, el director de Ingeniería de Chrome, Justin Schuh, al anunciar la decisión de Google confirmó que este giro de la compañía no tiene como objetivo último dañar a los anunciantes.

«Nuestro objetivo es hacer de la red un sitio más privado y seguro para los internautas, a la par que damos apoyo a los anunciantes», recalcó Schuh.