SEXTORSIÓN: la preocupante amenaza que azota a España

Cada vez son más los usuarios que se enfrentan a situaciones complicadas relacionadas con estafas o extorsiones en la red.

Robos de datos personales, robos de cuentas bancarias, amenazas de falsos secuestros en los que se pide un rescate económico o extorsiones a empresas son algunas de las muchas peticiones que se hacen a diario en Internet a los miles de usuarios que navegan por la red.

Ahora, en España, se ha dado la voz de alarma por el preocupante auge de una de las amenazas cibernéticas más peligrosas que se ha instaurado con fuerza en nuestro país. La sextorsión. 

Esta modalidad de extorsión consiste en chantajear a un usuario con la difusión de imágenes, vídeos o audios de contenido sexual sino cede ante la presión del estafador, que en ocasiones pretende asustar al usurario pero, en la mayoría de ocasiones, tiene una finalidad de extorsión económica.

PREOCUPANTE REPUNTE

Todos los internautas están expuestos a sufrir este tipo de extorsiones. Sin embargo, los usuarios más susceptibles de ser chantajeados son los adolescentes.

El porqué de esta afirmación se centra en el uso de los más jóvenes de redes de contacto como Tinder o Grindr, en las cuales se crear lazos de confianza o se inician relaciones sentimentales , primer paso de los ciberdelincuentes para empezar su extorsión virtual.

En España, la sextorsión ha sufrido un preocupante e imparable repunte durante el tercer trimestre del pasado 2019, como reflejó el informe Proofpoint sobre las amenazas y extorsiones en internet.

Los expertos en ciberseguridad saben que se enfrentan a un problema que cada vez adquiere una gravedad mayor. Los casos de extorsión sexual se propagan con especial virulencia debido a las mutaciones que va sufriendo con el paso de los días y que, en consecuencia, la hace aún más complicada de erradicar. La sextorsión y sus protagonistas tienen cada vez más herramientas como, por ejemplo, la posibilidad de los hackers de desbloquear los terminales y acceder a todo nuestro contenido y datos personales.

Sara G. Antúnez, abogada penalista de Stop Haters, la primera asociación española sin ánimo de lucro para luchar contra el acoso en internet, en una entrevista al diario El País, ha explicado cómo se llevan a cabo estos chantajes sexuales  a los usuarios. «“Lo más común es que el atacante se gane la confianza de la víctima hablando con él y durante todo este tiempo se vaya haciendo con contenido delicado de la persona».

También ha resaltado que, debido al nerviosismo que producen estas situaciones, muchas de las víctimas caen en la trampa y ceden al chantaje. «El atacante siempre elige momentos muy delicados con el objetivo de que actúe de forma rápida y sin pensar demasiado».

PELIGRO 1: WIFI PÚBLICA

Pese a que el acceso a internet de forma pública y gratuita llegó para facilitarle la vida a los ciudadanos, ahora, entrar y conectarse a una red wifi se ha configurado como un nuevo peligro. Además, es el lugar perfecto para que los ciberdelicuentes campen a sus anchas y elijan a las que se convertirán en sus próximas víctimas.

La aparición de varios troyanos – o virus – ha puesto en jaque a miles de usuarios al obtener sus contraseñas, datos personales o incluso han suplantado su identidad. Por este motivo, muchos expertos en seguridad en la red aconsejan y advierten a los internautas de los peligros a los que se enfrentan si acceden a sus cuentas bancarias conectados a redes de wifi públicas.

Al aceptar conectarse a una red pública, nuestros datos están expuestos al cien por cien a los hackers, y hay una altísima probabilidad de que nuestra información sea robada para, posteriormente, convertir al usuario en objeto de extorsión y estafa, que puede ser o de carácter económico o de carácter sexual.

PELIGRO 2: EMOTET

Aunque los casos de extorsión sexual a los usuarios son los que más protagonismo tienen debido al aumento de estafas de carácter sexual, hay otro tipo de estafa que también preocupa – y mucho –  a los expertos: el regreso de Emotet.

Emotet es un potente troyano bancario que afecta especialmente a España. El modus operandi de este malware financiero es fácil: los ciberdelincuentes roban los datos bancarios de los usuarios a partir del envío de correos electrónicos o spams maliciosos que persuaden a los internautas con ofertas inmejorables.

Si el usuario acepta la propuesta enviada por este troyano, automáticamente el servidor malicioso accederá a los datos de las víctimas y robará todos los datos necesarios para estafar a los afectados.