¿Qué hay detrás accidente aéreo de Irán?

En medio de un conflicto sin precedentes entre Estados Unidos e Irán y con una tensión máxima entre ambas potencia por el asesinato del general iraní Qasem Soleimani, hace dos días un avión ucraniano que salía de Teherán (Irán) se estrellaba al despegar del aeropuerto de la capital iraní, dejando un total de 176 muertos y ningún superviviente.

En la madrugada del martes al miércoles se sucedían las informaciones en medio de una gran incógnita que, hoy, es aún mucho más grande y dudosa.

Las causas del siniestro no han trascendido. Las autoridades iraníes apuntaban a un fallo técnico como causa principal de la colisión mortal de la aeronave, mientras que desde el gobierno ucraniano han preferido no pronunciarse sobre cuál pudo ser el hecho que originó el accidente y han comunicado que están barajando diversas causas por las que se pudo producir el fatal incidente.

Sin embargo, desde la aerolínea que operaba el velo, Ukraine International Airlines, han asegurado en una nota de prensa que el avión no presentaba ningún tipo de fallo y que, además, el avión había pasado satisfactoriamente el control de seguridad un día antes del incidente.

Todo resulta muy escabroso en el escenario de un accidente sobre el que trasciende muy poca información, y que cuesta confirmar debido a la negativa por parte de las autoridades iraníes de facilitar el esclarecimiento del suceso.

¿Qué se esconde tras este accidente aéreo mortal? ¿Por qué motivo no facilita el gobierno iraní la investigación? ¿Fue un fallo técnico o estuvo provocado el incidente?

INFORMACIONES CONTRADICTORIAS

Cinco minutos después de producirse el despegue del avión se producía el accidente. El Boeing 737, modelo del avión siniestrado, se estrellaba sin explicación aparente.

Ante la gran polémica generada por los dimes y diretes de los gobiernos de los países afectados, y en medio de una gran presión hacia Irán para que acelerase la investigación, las autoridades iraníes han publicado un informe policial en el que afirman que el avión ucraniano estaba en llamas antes de colisionar y centran en un fallo del motor el motivo por el que se produjo el accidente. Además en el mismo informe, las autoridades del país de origen del vuelo aseguran que los pilotos habían detectado algún error y que no se pusieron en contacto con los controladores aéreos para informar de lo sucedido. 

«El avión se había sobrecalentado». Esta es la afirmación que compartió un supuesto testigo del accidente a la agencia Reuters. A esta declaración, se le suman tres testigos que figuran en el informe de las autoridades iraníes, que aseguran haber visto como la nave chocaba contra el suelo en el momento del siniestro.

Por su parte, el gobierno ucraniano ha preferido mantenerse en un segundo plano desde el momento en el que se produjo el suceso. Desde Kiev han confirmado que un equipo de expertos en accidentes aéreos se ha trasladado ya hasta el lugar de los hechos para conseguir pruebas que puedan determinar cuáles fueron las causas reales del siniestro y que, al no tener pruebas suficientes que puedan determinar el hecho que provocó el accidente, prefieren esperan para no levantar falsos testimonios.

Sin embargo, mientras el presidente ucranio Volodímir Zelenskiy ha pedido que no se especule con las causas de la tragedia, el secretario del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania, Oleksiy Danilov, ha hecho público un comunicado en su página de Facebook en el que no descarta que el avión fuera derribado o por un misil o que fuera víctima de un ataque terrorista.

A lo largo de las líneas del mencionado comunicado,el secretario hace referencia a unas imágenes de internet – aún sin contrastar su veracidad – en las que podría observarse como un elemento podría haber colisionado contra el avión siniestrado.

«Se están barajando varias causas, una explosión a bordo como resultado de un ataque terrorista o el impacto de un sistema de defensa aérea, entre otras hipótesis», comparte Danilov.

LA CAJA NEGRA

Sobre el sobrecogedor suceso planea la sombra de la duda. 

El gobierno iraní se ha negado rotundamente a poner a disposición del fabricante las cajas negras permitirían conocer qué ocurrió realmente en la madrugada del martes al miércoles. ¿El motivo? El fabricante del boeing siniestrado es una multinacional estadounidense, lo cual ha hecho saltar todas las alarmas en torno al suceso.

Fue Ali Abedzadeh, jefe de la aviación civil de Irán, el responsable de comunicar que «no daremos las cajas negras ni al fabricante ni a los estadounidenses » y que «no sabemos a qué país enviaremos las cajas negras para que puedan conocer qué hechos causaron la tragedia».

LIMITACIÓN DE VUELOS

En medio de las incógnitas sobre la tragedia aérea y del conflicto provocado por el lanzamiento de dos misiles por parte de Irán sobre dos bases con tropas estadounidenses en ellas, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos  y  la Agencia Federal de Transporte Aéreo de Rusia han prohibido a sus compañías comerciales que sobrevuelen el espacio aéreo de Irak e Irán. 

Además, Ucrania también se suma a esta restricción y no operarán vuelos hasta ambos países hasta que se esclarezcan los hechos de la tragedia aérea.  Compañías aéreas como Air France, Lufthansa o KML han decidido no suprimir sus vuelos, pero sí cambiar la ruta de vuelo ante  la creciente oleada de incidentes y por la seguridad de sus pasajeros y tripulación.