Influencers que juegan a ser médicos

Parece que los influencers han llegado a nuestra vida para quedarse. Aunque haya muchos detractores, es cierto que, en ocasiones, esta nueva figura que deambula por las redes sociales puede ser de gran ayuda. Muchos profesionales utilizan Instagram o Twitter para, por ejemplo, animarnos a comer bien o nos ofrecen pautas para llevar una vida saludable.

View this post on Instagram

Tenía ganas de abriros nuestra mochila cuando vamos al cine 😂 . Hacemos palomitas caseras con el palomitero que os enseñé, después añadimos AOVE y sal, el nuestro es marca Taurus, también se pueden hacer en olla! Y siempre llevamos una megabotella de agua fría 😍 . A veces también me llevo fruta (de la que no huele) choco negro, encurtidos sin el vinagre o frutos secos con chocolate o sin el! 😍 . Si vamos a la sesión de las 21 algunas veces si muero de hambre, directamente me llevo un minibocata de pan alemán con aguacate y queso de burgos con AOVE y sal 🥳 y soy la mas feliz de la sala SEGURÍSIMO! . Dato: si vais a elegir comida a parte de palomitas, intentad elegir la que no huele por respeto a los demás 😇 . Siempre hay opciones!! No os dejéis llevar por las excusas o… “para un día que vamos al cine” y os compráis chuches, chocolatinas, patatas etc… si sumáis todos los días de la semana que decís “bueno para una vez que….” acaba siendo el 70% de la semana eligiendo regumal 🤦‍♀️ y luego nos decimos que no entendemos por qué tenemos ansiedad, estamos cansados, dormimos mal, o nos sobran chichillas! Ojo que muchas veces creemos que elegimos mejor de lo que lo hacemos 🤓 asi que os traemos estos consejitos que espermos que os vengan de cine ⭐️ . #futurlife21

A post shared by Futurlife21 (@futurlife21) on

Sin embargo, no todos los que están detrás de sus perfiles son profesionales del contenido que difunden, por lo que se crea un gran problema, sobre todo, cuando se trata de consejos sanitarios.

MEDICINA VS. INFLUENCERS

Hace poco podíamos ver a Marta Carriedo recomendando a sus más de 560 mil seguidores unas «bolitas pequeñas» que encontró en la parte de Homeopatía de un mercado, para curar el catarro. La joven, aseguraba que se las tomaba, porque no le «gusta tomar antibióticos», ya que esto le hace quedarse «sin defensas en el cuerpo».  Como era de esperar, muchos expertos no dudaron en criticar a la influencer que, por cierto, no tiene formación médica.

La cuenta de Guillermo M. Melgar, @Farmaenfurecida, reaccionó y, además de criticarla, corrigió la información que había dado previamente Carriedo sobre los antibióticos. Sin embargo, este no es el primer charco en el que se mete la influencer. Antes de todo este revuelo, aconsejó en sus redes un antibiótico para curar la infección de un piercing. Quizás, la instagramer no sabía que los antibióticos tienen que tener prescripción médica, aunque, por su reacción posterior, parece que no le importó.

Después de toda la polémica que creó en redes, la joven aseguró en un vídeo que «me da igual que esa crema necesite receta o no la necesite. Si tenéis que ir a un médico a que os la recete, como a mí me la recetó mi médico cuando vio la infección que tenía, pues vais».

No fue el único vídeo que subió a Instagram, Carriedo siguió explicando en varios stories que, si le preguntan, va a seguir recomendando lo que a ella le viene bien.

NO SON SOLO TOALLITAS

Muchas de las influencers intentan rectificar borrando todo los consejos de este tipo que han dado por las redes. Es el caso de María Pombo, que ha eliminado de su perfil de YouTube el vídeo en el que, entre otros tips de maquillaje, aconsejaba unas toallitas aparentemente inofensivas para quitar los granos llamadas Eridosis.

Resulta que la youtuber estaba aconsejando unas toallitas que contienen un antibiótico y deberían tener receta médica. Como con el caso Carriedo, las redes se le echaron encima y muchos expertos, nuevamente, publicaron en sus cuentas el peligro de utilizar estas toallitas sin prescripción médica.

El dermatólogo Nicolás Iglesias publicó un hilo en Twitter, donde expuso la información sobre este tratamiento y, al final de este, aseguró, a modo de resumen, que «comprar toallitas eridosis porque lo diga una influencer es muy mala idea».

FIN DE ESTAS RECOMENDACIONES 

Los profesionales se muestran hartos en las redes sociales, ya que estas nuevas figuras de las redes no dejan de hacer recomendaciones de medicamentos. Veíamos hace meses como Ana Moya recomendaba el uso del Frenadol solo por las noches, porque «son más fuertes que el Orfidal».

Por ello, el ya nombrado Guillermo M. Melgar, ha hecho otro hilo de Twitter cargado de ironía, pero, esta vez, con todos los ejemplos de influencers que hacen de médico por las redes sociales.

Todas las quejas de expertos en internet y la denuncia del Consejo General de Colegios Farmacéuticos (CGCF) han hecho que el Ministerio de Sanidad intervenga, junto a Google, para poner cartas sobre el asunto y eliminar todo este tipo de contenidos.

Aunque estemos en la era de las redes sociales y prácticamente todo, hoy en día, se pueda hacer a través de un móvil, lo mejor para abordar los problemas que tienen que ver con la salud es recurrir al método de toda la vida: consultar a un profesional.