Arte sobre los cuadros de Excel

¿Quién no ha hecho trabajos de contabilidad y administración en esta hoja de cálculo de Microsoft? Pues bien, en un tiempo en el que creemos que todo está inventado, hay gente que ve en herramientas tecnológicas como el Excel, un lienzo perfecto para crear su obra pictórica.

ARTE Y MICROSOFT DE LA MANO 

Es el caso de Tatsuo Horiuchi, un japonés que está a punto de cumplir los 80 años. Después de su jubilación, este visionario decidió retomar una afición que tenía aparcada: la pintura. Desde el año 2000, Horiuchi se embarca en un nuevo desafío y, a pesar de que en su trabajo jamás utilizó Excel, sí veía que sus compañeros hacían gráficos y eso le hizo pensar que se podrían hacer más cosas con el programa.

“Incluso si no tienes talento para pintar, puedes hacerlo solo con tener Excel”

Bien es cierto que, antes de elegir esta hoja de cálculo, el japonés probó con Microsoft Paint y Microsoft Word, pero ninguno de ellos le convenció tanto. Además, tampoco quería pagar para comprar programas de dibujo o arte ni tener que estar preparando agua o utensilios para pintar con pincel.

Microsoft Excel fue su mejor opción, ya que como él mismo ha afirmado “incluso si no tienes talento para pintar, puedes hacerlo solo con tener Excel”.

Su técnica ha mejorado con el paso del tiempo y eso se refleja en sus obras que, a través de los paisajes japoneses, transmiten serenidad y sosiego.

En todos estos paisajes destaca el color, pero ¿cómo lo consigue? Horiuchi tiene algunos trucos que no revelará, aunque sí se sabe que la clave está en la utilización de las figuras, los vectores y degradados. Con mucha paciencia y muchas capas, este artista va rellenando cada cuadro de Excel, programa, no olvidemos, cuyo lienzo es infinito.

¿OTRO TIPO DE ARTE?

Cualquiera puede reconocer el talento de Horiuchi al ver sus obras. Sin embargo, el arte contemporáneo, en ocasiones, se vuelve un poco subjetivo: todo depende de los ojos que lo miren. A veces, muchos tachan de comedia lo que para otros es arte, ¿será por eso que Maurizio Cattelan llamó Comediante a su obra?

EL PLÁTANO MÁS FAMOSO

Un plátano fresco pegado a la pared con cinta adhesiva, esta es la última obra del italiano expuesta en el Art Basel Miami (EE.UU.), una de las mayores ferias de arte contemporáneo del mundo.

En realidad, todos los que ven un chiste en esta obra, lo hacen al ver su precio: 108.000 euros. Esta edición limitada está dando mucho de qué hablar, pero la belleza es subjetiva y, por eso, quizás fue la obra que salió en más selfies, además de conseguir tres compradores.

View this post on Instagram

The talk of the town in Miami right now is Maurizio Cattelan’s “Comedian,” a banana 🍌 duct taped to the wall. Two have already sold for $120,000 at Perrotin 😉 read more, including about the banana my husband, @nnddmmyy, hung on his dorm wall for two years, on Artnet News, link in bio @artnet @galerieperrotin @mauriziocattelan @artbasel #art #conceptualart #banana #sculpture #artbasel #artbaselmiamibeach #artbaselmiami #artfair #artgallery #artwork #whatisart #isthisart #miami #miamibeach #florida #miamiflorida #mauriziocattelan #perrotin #galerieperrotin #artist #bananapeel #ducttape #artnetnews #artcollector #vippreview #artjournalism #artjournalist #openingday #artgallery #gallery #artworld

A post shared by Sarah Cascone (@sarahecascone) on

Hay un artista estadounidense que no dudó en devorar la obra de Cattelan con los ojos y, también, con la boca. David Datuna se comió el plátano, mientras lo grababan y se mascó la tragedia en la galería, pero ¿a qué sabe el arte contemporáneo? Según Datuna es “muy sabroso”.

El estadounidense se comió la tercera edición, las dos anteriores ya habían sido vendidas. Además, se declaró un fiel seguidor de Cattelan y que comerse su obra solo era “parte de la actuación”.

No fue difícil reemplazar el plátano devorado por otro fresco, y tampoco se tomaron medidas con respecto a Datuna.

MEDIO LLENO, HASTA UN PUNTO 

Los que ven el vaso medio lleno son los optimistas de la vida y, más, si por él vas a ganar 20.000 euros. El artista cubano Wilfredo Pietro expuso esta obra llamada así, El vaso medio lleno (2006), hace algunos años en Arco, la feria de arte de Madrid.

Alex Nogueras, uno de los propietarios de esta galería, llegó a asegurar al diario ABC que su precio “es un tema puramente de mercado, de la ley de la oferta y la demanda” y defiende que si él pusiese un vaso similar en su casa no sería Wilfredo Prieto, “sería una copia”.

Lo que no es discutible es que el arte tiene diferentes formas y, el hecho de que guste o no guste no lleva implícito que deje de ser arte. Sin embargo, ¿hasta qué punto se corresponde el valor económico con la propia obra?