‘CATS’ o cómo Hollywood se ha cavado su propia tumba

Pese a ser la meca del cine, en este caso, Hollywood ha sufrido uno de los mayores batacazos de toda su historia.

La adaptación de Cats, uno de sus musicales insignia, se planteaba como la gran apuesta del gigante norteamericano pero ha resultado ser el gran fiasco de la temporada, con una película que lejos de la espectacularidad que caracteriza a Hollywood, se ha quedado a medio gas, con un hundimiento en taquilla jamás registrado y que, además, ha despertado la ira tanto del público como de la crítica.

Sin embargo, lo que nadie esperaba es que, el musical dirigido por Tom Cooper, llegase a las salas de cines de todo el mundo de la forma en la que lo hizo: inacabada.

¿Qué ha pasado para que lo que se planteaba como una de las grandes apuestas del cine haya terminado siendo la gran decepción de la gran pantalla? ¿Cómo se ha llegado a este punto tan impropio de un gigante audiovisual como Universal? 

LA PELÍCULA, A MEDIAS

Dicen algunos de los críticos que han analizado la película que lo que han vivido en el estreno de la misma es una situación inaudita. ¿Qué pasaría si van al cine y lo que se encuentran es una película a medias, sin terminar y sin rematar los efectos especiales? Aunque pueda parecer una broma, esta es la situación a la que se enfrentaron muchos de los seguidores de este musical cuando acudieron a las salas de cine para ver Cats.

Debido a la oleada de críticas que recibieron, el estudio Universal ha enviado un aviso a todas las salas en la que se está proyectando la película y, a partir de un comunicado, han confirmado que a todos los asistentes que vieron la película sin rematar, se les hará llegar en los próximos días, a través de un servidor, la que será la versión actualizada y definitiva del largometraje protagonizado por gatos.

Otra de las características que desató al furia de la audiencia es la falta de realidad de la película.

Los fanáticos de Cats creen que podrían haber trabajado mucho mejor para conseguir el resultado que se esperaba. Un resultado a la altura del musical.  Esta falta de realidad a la que hace referencia el público se observa, por ejemplo, en el mal uso de la tecnología digital de pieles con la que transformaban a los actores en gatos. O por ejemplo, cuando en un plano de la película, la mala aplicación de los efectos especiales dejaba ver la verdadera mano de una de las actrices, en la que no se observaban ni los pelos, ni las garras características de los felinos, solo sus anillos y pliegues humanos.

UN ELENCO QUE NO BRILLA

Cats contaba con todos los ingredientes para ser un éxito. Y gran parte de ese éxito se basaba en el elenco que daba forma a la película.

Jennifer Hudson, Taylor Swift, el presentador de televisión James Corden o Judi Dench, entre otros grandes artistas, eran el reclamo perfecto para que Cats brillase como los críticos consideraban que podía hacerlo.

Sin embargo, los fallos en la producción y realización de la película y un tráiler de presentación nada apetecible, fueron el preámbulo de la crónica de una debacle anunciada. Y al igual que iba a fallar la película, con ella se hundirían los actores y actores que darían forma y vida a la película.

DECEPCIÓN GENERALIZADA

La furibundas críticas a las que se está enfrentando el largometraje y la decepción del público ante lo que consideran un engaño en toda regla, se ha notado – y mucho –  en la caída que ha tenido la película.

Según Rotten Tomatoes , una de las webs especializadas en cine más importantes de América, del 100% de críticas positivas a las que puede aspirar una película, en el caso de Cats, solo un 17% son reseñas buenas.

En taquilla, de los 15 millones de dólares que esperaba recaudar el largometraje en su primer fin de semana en las salas, solo consiguió 6 millones. Una cantidad ínfima y nefasta de recaudación en comparación con los 85 millones de euros que se habilitaron como presupuesto para llevar a cabo la película.