De Vigo se habla… hasta en Nueva York

La pasión por la Navidad puede tener límites insospechados.

Ejemplo de ello es el alumbrado navideño de la ciudad de Vigo que se ha convertido en uno de lo más importantes de nuestro país. Un despliegue lumínico sin precedentes ilumina las calles del pueblo más importante de Galicia desde el pasado 23 de noviembre, y se mantendrá así hasta que termine la época navideña.

Con Abel Caballero al frente de su alcaldía, Vigo ha conseguido estar en boca de todos aquellos que son amantes – o no – de la Navidad, hasta el punto de llegar a ocupar las páginas de uno de los diarios más importantes del mundo.

El diario norteamericano The New York Times le ha dedicado al alumbrado navideño de Vigo un extenso reportaje, en donde se aborda todo lo que rodea a este fenómeno que se ha consagrado como una de las principales bazas turísticas de la ciudad.

El propio diario, en palabras de Raphael Minder, corresponsal encargado de este reportaje, asegura que “decenas de miles de visitantes han respondido a la invitación del señor Caballero, generando un boom turístico sin precedentes”. Sin embargo, a lo largo de las líneas de este reportaje, también hay lugar para la reflexión y la crítica.

EL ALUMBRADO MÁS FAMOSO DE ESPAÑA

10 millones de luces. Esta es la estratosférica y escalofriante cifra de bombillas que alumbran las calles de Vigo durante la Navidad. Además, a esta cantidad hay que sumarle la decoración que adorna a este gran pueblo de navidad durante estas semanas.

Una noria gigante, 50 cañones de nieve para dar la sensación de que los visitantes y habitantes de Vigo están en un verdadero cuento de navidad, y una pista de hielo, son algunos de los ingredientes que han colocado a Vigo en el mapa de las ciudades que mas viven la Navidad.

Ha sido el propio Abel Caballero el encargado de lanzar su propio guiño al encendido navideño de Nueva York diciendo que “me va a llamar el alcalde de Nueva York y me va a decir que me tiene sana envidia, porque las luces de la Navidad en Vigo son las mejores del planeta“.

Para conseguir crear esta atmósfera navideña en la que viven los vigueses durante la época estival, la alcaldía de Vigo ha tenido que invertir más de un millón de euros, aunque desde la alcaldía confiesan que “aunque pueda parecer una cantidad desorbitada, los beneficios que obtenemos por parte de la hostelería y el turismos superan con creces la cantidad gastada en las luces de navidad”.

¿CUÁNTO ES DEMASIADO?”

“¿Cuánto es demasiado?” . Esta es la pregunta que se plantean desde el New York Times después de analizar todo lo que rodea a la celebración de la navidad en Vigo.

El diario, para plantear esta especie de reflexión, ha analizado el número de luces que ocupan las calles de Vigo, la premura con la que comenzó el alumbrado navideño y su correspondiente gasto de luz, y también se ha centrado en algo que en los últimos meses ha copado todos los titulares de la prensa a nivel mundial: el impacto ecológico de esta celebración.

Ha sido este punto en el que el corresponsal ha hecho un especial hincapié, dejando a un lado las alabanzas hacia el alumbrado navideño.

HUELLA ECOLÓGICA

Toda gran celebración, trae consigo algo de polémica. Haciendo referencia al dicho popular, nunca llueve a gusto de todos, y algo parecido es lo que ha pasado en Vigo después de que se diera comienzo a la navidad tras el encendido de luces el pasado 23 de noviembre.

Si bien el alumbrado de Vigo es uno de sus principales atractivos, este año Abel Caballero ha decidido esforzarse al máximo y ha sacado toda su artillería navideña para hacer aún más espectacular su celebración de la navidad. Sin embargo, con la implantación de 10 millones de bombillas y los 50 cañones de nieve, los ecologistas han calculado que se emitirán, al menos, unas 6 toneladas de CO2  y aseguran que, lejos de ayudar, están favoreciendo aún más a la contaminación lumínica y a un gasto desorbitado de energía. 

En el reportaje del diario norteamericano, el ecologista Serafín González Prieto ha calificado de “absurda contradicción” lo que ocurre ahora mismo con el alumbrado navideño en Vigo. ” “Parece una contradicción absurda que España haya celebrado una cumbre sobre el cambio climático justo cuando Vigo compite con otras ciudades para ver cuál iba a encender la mayor cantidad de luces navideñas”.

Ante esta acusación, ha sido el propio Abel Caballero, en una entrevista concedida al New York Times para este reportaje sobre su ciudad, el que se ha encargado de defenderse ante las acusaciones de los ecologistas. “”Cuando me convertí en alcalde, Vigo todavía usaba bombillas de vapor de sodio”, explicó Caballero, mientras aseguraba en la misma entrevista que la única queja que ha recibido esta Navidad es la de personas descontentas porque no puso luces bonitas en sus calles.