¿Por qué ha renunciado Macron a su pensión vitalicia?

Emmanuel Macron ha tomado una decisión histórica que marcará un antes y un después en en la historia de la presidencia de Francia.

El presidente francés ha renunciado a cobrar la pensión vitalicia que reciben todos los expresidentes una vez abandonan su cargo. La dotación, que asciende a la cantidad de 6.000 euros, ha sido rechazada por Macron y esta decisión ha sido calificada como “definitiva” por parte del mandatario francés.

Con esta histórica resolución tomada por el actual presidente de la República, se ha puesto sobre la mesa una decisión sin precedentes que, además, viene de la mano de otra decisión firme comunicada por Macron: no formará parte del Consejo Institucional francés.

¿Qué le ha llevado a tomar este camino al presidente de Francia?¿Es una lavado de imagen de cara a los ciudadanos franceses o es un acto de ejemplaridad como lo califican sus más allegados?

EL POR QUÉ DE LA DECISIÓN

Nadie esperaba la noticia que tenía que comunicar el presidente francés. Y, como todo lo inesperado, esta afirmación sorprendió a propios y extraños. Emmanuel Macron se convirtió en el primer presidente de Francia en renunciar a la pensión vitalicia a la que tienen acceso todos los mandatarios que se han puesto al frente del gobierno francés.

Si hubiera querido recibir esta pensión de por vida, y su mandato hubiera finalizado en el año 2020, Macron percibiría cada mes más de 6.000 euros, algo que, desde el gabinete del presidente, confirman que “no estaba en los planes del presidente”.

Sin embargo, nadie entiende el porqué de esta decisión. Por eso, ante el gran revuelo generado por la decisión de Macron, fue él mismo quien quiso aclarar su postura. Según Macron, esta decisión se plantea como un gesto simbólico en pleno conflicto por la reforma de las pensiones en Francia. Además, desde el diario Le Parisien, afirman que esta decisión del presidente llega tras entender el mandatario que “la igualdad en el trato durante la jubilación y la abolición de los privilegios se aplica antes que a nadie, al jefe de Estado”.

EJEMPLARIDAD Y COHERENCIA

Muchos pensaban que esta decisión tomada por Macron se basaba en una estrategia de cara al votante para que, en las próximas elecciones generales, el actual presidente volviera a resultar victorioso.

Ante estas acusaciones, el equipo del presidente se ha encargado de desmentir todas las acusaciones a las que se enfrentaba Macron asegurando que “se trata de una cuestión de coherencia y ejemplaridad porque estamos en una era en la que los funcionarios electos deben ser ejemplares”.

Y por este motivo, Macron también ha anunciado que renunciará a su posición en el Consejo Institucional francés, y por lo tanto, también lo hace a la compensación de 13.500 euros mensuales que perciben los componentes de este organismo.

Sin embargo, la oposición ha calificado esta elección del presidente como pura demagogia. Ha sido el líder de La Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, el encargado de criticar el anuncio del mandatario porque, dice,  “él tiene los medios para prescindir de una jubilación de 6.000 euros, pero la mayoría de las personas no tienen estos medios.”

ADIÓS A LA SUBVENCIÓN 

En medio de todo el revuelo causado por la decisión de Emmanuel Macron, todavía faltaba un elemento que sería determinante para redondear la elección comunicada por el presidente.

En el momento de comunicar su decisión, Macron aseguraba que no solo él no va a percibir esa pensión vitalicia, sino que tampoco lo harán los futuros presidentes de la República francesa. 

Por eso, la ley de 1955 en la que se establece que los expresidentes deben cobrar esos 6.000 euros mensuales una vez abandonen su cargo quedará obsoleta, y no será aplicable a ninguno de los próximos mandatarios franceses.

¿Qué decisión se ha adoptado para ocupar el vacío que deja esta ley? Macron lo tiene claro. Con la reforma de la nueva ley de pensiones, se instaurará un nuevo sistema por puntos que actualmente se encuentran gestionando y negociando para que todos salgan beneficiados y exista algo más de equidad.