Marihuana vs. Mercado Negro

La legalización de la marihuana en Canadá supuso una auténtica revolución a nivel mundial.

El país norteamericano fue el primero en legalizar el consumo de esta droga tan común con fines recreativos, y además, no solo hacía historia por este hito sino porque es, hasta el momento, el único país del G20 en poner en marcha esta práctica.

Un año más tarde, y con la posibilidad de consumir libremente y de producir cannabis sin estar perseguidos tras la aprobación de la ley, la ciudad de Quebec se ha propuesto plantarle cara al mercado negro y a la venta ilegal de marihuana con un proyecto piloto muy singular patentado por la  Sociedad Quebequesa del Cannabis.

MARIHUANA EXPRESS

“¿Si ya está aprobado su consumo porqué debería comprarse de forma ilegal?”. Esta es la pregunta que muchos consumidores de cannabis se plantean ante los usuarios que continúan consiguiendo la marihuana a través del mercado negro. Ante esta cuestión, la empresa pública Sociedad Quebequesa del Cannabis ha puesto en marcha un proyecto novedoso que consiste en entregar marihuana express a todos los consumidores que la soliciten. Es decir, un programa de entregas rápidas en la que la marihuana llegaría el mismo día en el que se pide. ¿El objetivo? Conseguir que todos los usuarios que compran cannabis en el mercado ilegal se pasen al mercado legal, como aseguró Fabrice Giguère, portavoz de la empresa pública que ha propuesto esta iniciativa.

Desde la empresa aseguran que estas entregas se harán el mismo día en el que se realice el pedido, y además se comprometen a realizar el 100% de las entregas sin poner excusa alguna. Asimismo, explican que incluso habrá lugares de Quebec en los que las entregas se harán en tiempos máximos de una hora, eso sí, solamente en puntos seleccionados.

Toda este entramado de entregas rápidas se realizará además en un supuesto único: trabajadores contratados como cualquier otro, lo que significa que los empleados cobrarán por realizar estas entregas a domicilio. Además, desde la Sociedad Quebequesa del Cannabis aseguran que sus trabajadores cumplirán con unas normas de seguridad, siendo dos las más importantes: por un lado, no podrán consumir la mercancía que transportan, por otro, no podrán quedarse el cannabis para ellos y obtener beneficios económicos fuera de la empresa, ya que esta práctica se enmarcaría dentro de la venta ilegal perteneciente al mercado negro.

LUCHA CONTRA EL CONTRABANDO

Aunque la venta y consumo de marihuana ya es legal desde junio del 2018, el mercado negro continua vendiendo esta droga de forma ilegal y sigue moviendo grandes cantidades de dinero que no son declaradas. La lucha contra el contrabando es el enemigo a batir por parte de la empresa pública de Quebec.

Tan grande es la cantidad de cannabis con el que se trafica de forma ilegal que, según una encuesta de Estadísticas Canadá, el 61% de las ventas se efectúan aún en el mercado negro, aunque hay algunos economistas de Scotiabank que cifran los beneficios ilegales obtenidos por la venta de marihuana en un 71%.

Si ya es legal en Canadá vender y consumir marihuana, ¿por qué continúa teniendo tanta actividad el mercado negro?. La respuesta es fácil. Las tiendas de venta de marihuana tienen unos horarios bastante limitados y sus envíos suelen retrasarse bastante desde que hace el pedido hasta que llega a las casas. Es este hecho el que hace que los consumidores prefieran conseguir su mercancía de forma ilegal, debido a la inmediatez del proceso.

UNA MEDIDA POLÉMICA

Como toda novedad, esta no ha llegado exenta de polémica. Expertos en tráfico de sustancias ilegales – legales en el caso de Canadá – dicen que este proyecto piloto, lejos de ayudar a la erradicación del mercado negro en lo que a la venta de marihuana respecta, va a favorecer a que exista una mayor cantidad de gente que lo compre de forma ilegal y que además, aumente el consumo de marihuana en la población.

Sin embargo, ante los detractores de este proyecto piloto surgen figuras como la de Jean-Sébastien Fallu, profesor de psicoeducación en la Universidad de Montreal y experto en adicciones, quien afirma que este proyecto es acertado y que “el mercado negro ha existido siempre al igual que las entregas ilegales a domicilio”.

Asimismo, recalca que “la accesibilidad que va a proporcionar este proyecto llegará a ser un gran golpe contra el mercado negro” y que “lo importante es que no aumente el consumo de hierba”.