Arte para curar

¿Cuántas veces no hemos escuchado eso de que la música salva vidas? ¿Podrías contar todas las veces que te han recomendado asistir a eventos culturales por sus beneficios en la salud?

Seguro que muchas personas se han encontrado en una situación como esta, y seguro que también habrán tomado como una broma estas recomendaciones en las que el arte, la cultura y el ocio jugaban un papel fundamental en la recuperación de muchos pacientes, o personas que se encuentran superando alguna adversidad relacionada con la salud.

Aunque pueda perecer una locura, estos consejos no estaban tan alejados de la realidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un informe en el que corrobora que la mejora en nuestro estado de salud y las actividades relacionadas con el ámbito cultural y artístico están íntimamente ligadas.

RECETAR ARTE Y CULTURA

“El arte y la cultura benefician seriamente la salud y recomienda por primera vez recetar estas actividades para hacer frente a algunas enfermedades y problemas”.

Esta es una de las muchas afirmaciones que pueden leerse en las páginas del estudio publicado por la OMS, en el que dan un paso más allá y apuestan por incluir el arte y la cultura en los sistemas sanitarios europeos. 

Además, este estudio sobre los lazos entre el arte, la salud y el bienestar hace por primera vez un llamamiento a los Gobiernos para que apliquen políticas que estén centradas en mejorar la colaboración y unión entre los sectores sanitario y artístico.

¿QUÉ BENEFICIOS HAN SIDO DEMOSTRADOS?

  • DANZA Y PARKINSON: El estudio revela que bailar mejor las capacidades motoras básicas de los pacientes afectados por esta dolencia. Estos beneficios no son leves, sino todo lo contrario. En pacientes de parkinson se ha observado una mejoría bastante significativa y, casi un 30% de afectados, reconocen que los dolores provocados por la enfermedad han sido aliviados gracias a la danza.
  • SITUACIONES DE EMERGENCIA MÁS LLEVADERAS: Escuchar música, imaginar una representación teatral, hacer manualidades o pintar, son las prácticas con las que la OMS ha demostrado que se produce un descenso de la presión arterial en los afectados, y que al mismo tiempo se reduce el estrés y el nerviosismo, sobre todo en los niños.
  • LA MÚSICA CONTRA LOS EFECTOS SECUNDARIOS: La OMS califica este descubrimiento como uno de los más relevantes y esperanzadores de todo el estudio. En el mismo se establece que escuchar música reduce los efectos secundarios de los tratamientos en pacientes de cáncer, como por ejemplo la somnolencia, los mareos o las náuseas.

900 ESTUDIOS

A la Organización Mundial de la Salud le ha hecho falta analizar más de 900 publicaciones para darse cuenta de que están en lo cierto.

La directora regional de la OMS en Europa, Piroska Ostlin, ha asegurado que “problemas de salud como la diabetes, la obesidad o desequilibrios derivados de una mala salud mental son algunas de las patologías que, se ha demostrado, pueden mejorar a través del arte y la cultura”.

Además, Ostlin ha compartido que la importancia de este estudio radica en que “hemos descubierto que involucrarse en el arte, ya sea bailar, cantar o acudir a museos y conciertos ofrece una dimensión añadida a cómo podemos mejorar nuestra salud física y mental”.