¿En qué ha quedado la Cumbre del Clima?

La COP25 ha concluido en Madrid después de dos semanas de negociaciones que, contra todo pronóstico, ha terminado sin un acuerdo firme en materia ecológica y con una situación que, lejos de haberse solucionado, parece que ha terminado atascándose aún más.

Sin las dos semanas parecieron no ser suficientes, la falta de acuerdo entre los Gobiernos ante la situación de emergencia climática actual obligó a que la Cumbre del Clima se extendiera dos días más para, una vez más, conseguir puntos de encuentros únicamente en cuestiones que se consideraban menos importantes, y dejando las de extrema importancia a un lado.

La cuestión más importante, la puesta en marcha del Artículo del París referente a los mercados de dióxido de carbono, ha tenido que ser aplazada dado que no se pudo establecer un texto concreto para solucionar la que es considerada la principal cuestión de contaminación en la actualidad.

La COP25 de Madrid, que sustituyó a Chile como sede de la Cumbre del Clima por la situación política del país latinoamericano, se ha cerrado con unos resultados calificados como “débiles” y con el objetivo – no se sabe si común o no –  de mantener en las principales agendas políticas mundiales las cuestiones climáticas como el principal enemigo a batir.

¿QUÉ SE HA ACORDADO?

Pese a no haberle dado solución a las cuestiones primordiales que se planteaban en esta COP25, los acuerdos a los que se ha llegado han sido los siguientes:

  • PLANES DE REDUCCIÓN DE EFECTO INVERNADERO: Este ha sido uno de los puntos de encuentro de las principales figuras políticas en esta cumbre climática. Este primer “gran acuerdo” se plantea como un compromiso global por parte de las instituciones para, antes del 2020, aunar fuerzas y conseguir reducir las emisiones de carbono de una forma ambiciosa y notable que rebaje el nivel de emergencia climática actual.
  • CIENCIA Y ECOLOGÍA, DE LA MANO: Durante la cumbre se ha puesto en relieve la importancia de la ciencia en la lucha contra el cambio climático. Es por esto que durante la COP25, y dentro del texto de acuerdos firmados por las potencias mundiales, se ha establecido el papel de la ciencia como uno de los ejes fundamentales en la cuestión climática. ¿El motivo? Según los diferentes representantes políticos, el avance en la lucha contra el cambio climático debe ir de la mano de los avances de la ciencia. Y, además, resaltan que este papel científico en el marco ecológico marcará, significativamente, las decisiones que se tomen respecto al cambio climático.
  • EQUILIBRIO ENTRE MAR Y TIERRA: Esta cuestión es el tercer y más destacable punto dentro del texto que se firmó ‘in extremis’ en el cierre de la Cumbre del Clima. Un punto que no estuvo muy claro que fuera a cerrarse con el apoyo de todos los gobiernos aunque, finalmente, todos los países mostraron su aprobación ante la necesidad de establecer un equilibrio entre el ecosistema marítimo y el terrestre, puesto que esta equidad generaría unas condiciones beneficiosas para la evolución positiva del clima.

OBJETIVO FALLIDO

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce.

Durante estas dos semanas en las que la concienciación y los gritos de salvación y ayuda para el planeta eran los protagonistas día tras día, en la zona azul de Ifema, lugar que acogía el evento, los representantes políticos debatían y ultimaban la que se suponía que iba a ser la gran victoria de la COP25.

Fue la no aprobación de esta cuestión, la que ha dinamitado la cumbre del clima. La puesta en marcha del Artículo 6 del Acuerdo de París se presentaba como la principal cuestión a la que había que darle solución en esta cumbre. Este acuerdo se centra, esencialmente, en la creación de un mercado de carbono internacional por el que se consiguiese reducir las emisiones de CO2 para darle una solución urgente y efectiva al cambio climático.

La importancia de este artículo radica, además, en que es el único que hace referencia directa al sector privado, y quieren regularlo de forma urgente porque son las empresas que componen este sector las que emiten un mayor número de emisiones contaminantes.

Pasados estos 15 días de negociaciones, la Cumbre del Clima en Madrid terminó con este intento de regulación bloqueado y con vistas al 2020 como el año en el que volverán a activare las conversaciones para dar una solución efectiva a esta cuestión.

“SABOR AGRIDULCE”

Con la negativa de los Gobiernos a aprobar la regulación del artículo 6 del Acuerdo de París, Carolina Schmidt, presidenta de la Cumbre del Clima y ministra de medio Ambiente en Chile, confesó que sale de esta cumbre con un “sabor agridulce y con gran tristeza ante la imposibilidad de haber llegado a un acuerdo del que estuvimos tan cerca”.

Este mismo sentimiento fue compartido por la ministra española de Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien aseguró en rueda de prensa que “nos hubiera gustado completar el trabajo en torno a mercados y que el libro de reglas del Acuerdo de París hubiera quedado definitivamente cerrado”.

GLASGOW 2020

Después de Madrid, será en 2020 cuando vuelva a celebrarse una nueva cumbre climática y la ciudad de Glasgow (Escocia), ha sido la elegida para concretar nuevas líneas de acción en la lucha contra el cambio climático.

De esta forma, la COP26 está siendo planteada por los dirigentes políticos como un encuentro al que deberán ir con sus tareas hechas y con el objetivo claro y firme de dar solución a las emisiones contaminantes de una vez por todas.