Nuevas pegas al aborto en Eslovaquia

El Parlamento de Eslovaquia ha decidido someter a las mujeres que decidan interrumpir su embarazo a una ecografía previa para ver el estado del feto y escuchar sus latidos.

El conservador Partido Nacional Eslovaco ha sido el que ha impulsado esta nueva medida, que muchos consideran un paso atrás en la lucha a favor de los derechos de las mujeres, aunque los miembros de este partido consideran que la finalidad es «asegurar que las mujeres estén informadas sobre la etapa actual de su embarazo».

En Eslovaquia, donde es legal abortar siempre y cuando sea dentro de las 12 primeras semanas de embarazo, ya se había intentado derogar dicha ley. El Parlamento siempre ha respondido con una negativa a estos proyectos, pero parece que la idea de restringir el aborto en el país está ganando adeptos.

El Parlamento eslovaco votará este viernes el nuevo proyecto de ley y, mientras, la sociedad protesta en las calles. Si este proyecto sale adelante, Eslovaquia sería el único país de la Unión Europea en poner requisitos a las mujeres para la interrupción voluntaria del embarazo, aunque bien es cierto que en algunos estados de Estados Unidos hay condiciones para seguir con el proceso.

La ONU, por su parte, ha afirmado que los abortos deben ser «practicados de una manera que respete la dignidad de la mujer, garantice su derecho a la privacidad y sea sensible a sus necesidades y perspectivas».