¿Qué hay detrás de la lucha de los libreros contra Amazon?

Los libreros de la Comunidad de Madrid están que trinan.

Una oferta promovida por la plataforma de venta por internet, Amazon, ha generado una oleada de críticas por parte del gremio de los libreros españoles, quienes piden al Gobierno una reforma de la ley para evitar que las ventas de Amazon le resten ingresos a los negocios físicos.

Sin embargo, Amazon parece que no va a ceder ante las exigencia de los libreros, puesto que continúa aplicando este descuento bajo la llamada Fiesta del Libro, con la que aplica un polémico descuento sobre el precio fijo de los libros.

EL DESCUENTO DE LA DISCORDIA

Un 25% de descuento. Este es el porcentaje que el gigante digital descontará a los lectores si adquieren los libros desde su web. Y justo es este descuento el que ha desatado una oleada de críticas por parte de los libreros de la Comunidad de Madrid, y que además anuncian que van a tomar medidas legales por considerar esto ilegal y engañoso.

Desde el gremio de libreros consideran que esta práctica es “ilícita” porque “en ningún artículo de la Ley de la Lectura, del Libro y de las Bibliotecas,   se permite establecer un descuento del 25%”. En la denuncia a la que ha tenido acceso el diario El País, los libreros destacan que «resulta engañoso llamar a esta campaña Fiesta del libro cuando debería llamarse Feria del Libro donde sí que están permitidos descuentos, aunque hasta un 10%, no el 25%”.

UNIÓN CONTRA AMAZON

La Asociación de Empresarias y Empresarios del Libro de Madrid, en concepto de denunciantes, plantean esta denuncia  porque tienen miedo a que esta campaña de descuento les reste a ellos gran cantidad de los ingresos de los que viven, y de los que mantienen sus respectivas librerías. Además, consideran que la ley debería ser reformada porque se sienten desprotegidos cuando ocurren prácticas como estas porque, según piensan, los únicos perjudicados son ellos y las librerías tradicionales.

Sin embargo, bien es cierto que esta ley tiene una cláusula en la que permite hacer este tipo de descuentos, y es a la que se ha agarrado Amazon para poner en marcha esta práctica dentro del marco legal. Esta condición, no obstante, asegura que debe haber “transcurridos dos años desde la última edición siempre que hayan sido ofertados por los mismos durante un período mínimo de seis meses”. Es a esta explicación a la que se agarran los libreros para poner en duda que, desde Amazon, los libros que se adjunten a este descuento cumplan con esa condición.

LA PLATAFORMA CALLA

En medio de la polémica, Amazon ha optado por la callada por respuesta y, desde el gigante digital, no han hecho ninguna declaración ni tampoco parece que vayan a pronunciarse ante la polémica surgida. A no ser que la denuncia sea tramitada, o que lleguen a un acuerdo con los libreros y todo esto quede en un mal trago entre los vendedores y el gigante digital.