Quién le diría a Louis Vuitton cuando solo se dedicaba a diseños de equipaje, que su marca sería la gran colonizadora de todas las marcas de lujo del mundo. Su última adquisición ha sido este mismo lunes, nada más y nada menos que la joyería frente a la que desayunó Audrey Hepburn: Tiffany&Co.

Tras varias negociaciones, han llegado a un acuerdo y la marca de los bolsos más icónicos se ha hecho con la joyería más famosa del mundo por más de 14.000 millones de dólares. El acuerdo, sin embargo, no se cerrará en su totalidad hasta mediados del próximo año. Con este nuevo capricho la compañía extiende su imperio con un total de 75 marcas lujosas.

EL FRANCÉS MÁS RICO

LVMH, nació a finales de los ochenta tras la fusión de la marca Louis Vuitton y de Moët Hennessy (firma que a su vez comprendía la unión entre la firma Henessy y Möet & Chandom), tiene su sede en París y está dirigida por Bernard Arnault, uno de los hombres más adinerados del mundo y el más rico de Francia, según la revista Forbes, ya que su fortuna está valorada en más de 100.000 millones de dólares. A nivel global, la fortuna del empresario francés y su familia ronda los 107.800 millones de dólares por lo que, a nivel mundial, se encuentra por detrás del dueño de Amazon, Jeff Bezos, con 113.000 millones de dólares.

Arnault comenzó comprando en 1984 el grupo al que pertenecía la famosa marca de Christian Dior. Pocos años después, y después de la fusión entre Louis Vuitton y Moët Hennesy, también consiguió tener en sus manos a la compañía LVMH. Este hombre de negocios de lujo llegó a ofrecer 200.000 millones de euros para que la catedral de Notre Dame fuese reconstruida, después del incendio que sufrió en abril de este año.

El dinero no le falta y es que, aparte de tener una colección de arte privilegiada que incluye obras de autores como Picasso y Andy Warhol, Arnault ha colonizado el mundo del lujo.

MARCAS BAJO LAS LETRAS DE LVMH

El abanico de marcas que hay bajo las siglas LVMH no es precisamente limitado, tal vez poco asequible para el bolsillo de muchos mortales, pero no se podrá decir que la compañía no tiene variedad de marcas. Desde complementos, marcas de cosmética y perfumería, joyerías hasta empresas de licores, vinos y comunicación.

  • Christian Dior. Arnault ya estaba bastante relacionado con esta casa y adquirió el total de Dior por más de 12.000 millones de euros en 2017, aunque ya poseía un 74%.
  • Marc Jacobs. El fundador de esta marca, que lleva su nombre, trabajó durante muchos años como director creativo de Louis Vuitton.
  • Fendi. En un primer momento, la marca pasó a ser controlada por los gigantes de Prada y LVMH, aunque años más tarde, la multinacional de Arnault compró la colaboración de Prada.
  • Loewe. Esta marca de lujo española pasó a manos de LVMH, aunque su sede principal sigue estando en Madrid.
  • Givenchy. La marca de perfumería y alta costura que vistió a Audrey Hepburn, también en Desayuno con Diamantes, pasó a manos de Arnault a finales de los ochenta.
  • Bvlgari. Tampoco se ha resistido a la joyería, como se ha visto con la última compra de Tiffany&Co., y muchas otras marcas.
  • Möet & Chandom. ¿Quién no conoce el Dom Pérignom? Después de la fusión de esta compañía con la firma Henessy, Arnault se unió a ellos.
  • Les Echos-Le Parisièn. El empresario francés no solo se conforma con comprar la mayor parte de la industria de moda lujosa, sino que también llega a los medios de comunicación, como en este caso, el famoso diario parisino.

Estos son algunos ejemplos de las adquisiciones de la multinacional, pero también se mueve dentro de la industria hotelera, pero de la de lujo, como es la cadena de hoteles Belmont.

 

 

 

| Noticias |