Los datos económicos de la economía española parecen alejar el miedo a la anunciada recesión

Todo parece indicar que el miedo que se ha instalado en parte del empresario y agentes sociales no es sostenible. Es verdad que todo apuntaba el pasado verano a que nuestra economía se dirigía a una recesión inminente como era un hecho evidente en Alemania y Francia por los problemas arancelarios derivados de la política del presidente de los EEUU, Donald Trump. Todo cambió hace apenas un mes con el acuerdo estratégico de los EEUU con China que suavizan el plan inicial estadounidense y que mitiga el impacto en el comercio global que, lejos de retraerse, vuelve a expandirse.
La OCDE presentó su escenario para 2020 y revisó a la baja sus previsiones de crecimiento de PIB mundial, igual que el FMI y la Comisión Europea. Pero en las ultimas cuatro semanas se notan cambios; las encuestas industriales PMI muestran un repunte de los pedidos de exportación y contundentes. Asia concentra la mayor parte del comercio mundial y es indicador adelantado de las exportaciones globales. Europa es la economía más abierta del mundo y la más sensible al crecimiento del comercio mundial, especialmente Alemania. Si aumenta el crecimiento de las exportaciones mundiales, Europa saldría del estancamiento en 2020. Eurostat publicó las exportaciones de la Eurozona de septiembre que repuntaron por tercer mes consecutivo y recuperaron el nivel alcanzado en mayo, que les parece imposible…si pero es cierto. Aún así es un problema que el crecimiento siga siendo débil. Por esa razón, en Europa se debate aprobar un plan de inversión en sostenibilidad y tecnología para reengancharse al liderazgo tecnológico de China y EEUU.
Pero en lo que respecta a España, la Agencia Tributaria ha publicado la estadística de ventas declaradas en el INE que incluye a las pymes y no solo a las grandes empresas como hasta ahora. En el tercer trimestre del este año las ventas interiores cayeron por primera vez desde 201 pero poco. Cayó ligeramente el consumo de las familias y con más intensidad la inversión de las empresas, pero también con menos fuerza de la esperada. Estos datos son más fiables que los que publica el INE en el PIB (son estimaciones) y en los próximos años revisará con fuerza.
Sin embargo, la Agencia publicó que las exportaciones siguen creciendo 3,5% anualizado. Las exportaciones de servicios siguen creciendo y compensan la debilidad de las exportaciones de bienes. Este dato les aseguro que garantiza la tranquilidad de la economía española.
El INE publicó los datos de ventas de servicios que, eliminando el efecto estacional, continuó estancada en septiembre y está estancada desde abril, pero no retrocede. Y las ventas industriales, estas sí, registraron una caída intensa en septiembre. Pero por otro lado, los datos de afiliados a la Seguridad Social de octubre han mostrado un repunte en la creación de empleo. Por lo tanto, es seguro, que los datos de octubre de ventas, especialmente de servicios, muestren un repunte.
Es muy importante resaltar que estamos en máximos históricos en números absolutos de afiliados a la Seguridad Social: cerca ya de los 20 millones de trabajadores. Siempre se considera que a mayor afiliación mayor confianza y a mayor confianza mayor consumo.
El sector motor de nuestra economía que es el turismo, también preocupaba en verano. El INE publicó también los datos de coyuntura hotelera. Son los primeros después de la quiebra de Thomas Cook y claramente tendría un impacto negativo sobre nuestro sector turístico. Las pernoctaciones cayeron un 2% con respecto a octubre de 2018. La mayor parte de la caída la explica Canarias, con un descenso del 7%, y Baleares con -3%. Canarias está ahora en temporada alta y, es lógico que sea la región más afectada por la quiebra del turoperador.
La sorpresa positiva de de una forma clara es que Cataluña sigue creciendo en turismo. Las pernoctaciones en Barcelona, ciudad en el “top 5” de turismo mundial, ha dado la campanada y aumentaron a pesar de los disturbios que colapsaron el centro de Barcelona el pasado mes en los días de la precampaña y campaña electoral felizmente controlados. Las pernoctaciones de españoles cayeron un 10% pero las de extranjeros aumentaron un 3%. Las televisiones españolas dieron cobertura diaria (y casi exclusiva) durante casi dos semanas de los disturbios. Sin embargo, su presencia en las televisiones mundiales fue muy inferior a la de octubre de 2017. La independencia de Cataluña se ha ido diluyendo internacionalmente, provocado por los mismos independentistas que han aparcado la declaración unilateral de independencia. Y los disturbios en Barcelona han coincidido con una ola de revueltas en todo el mundo desde Hong Kong hasta Santiago de Chile. Los disturbios han parado, por lo que el impacto sobre el turismo habrá sido mínimo. Con el frenazo del empleo en 2019, los disturbios podrían haber derivado en destrucción de empleo en la ciudad de Barcelona. En resumen, una gran suerte y una gestión moderada, ha hecho que sólo los españoles frenen las visitas a la capital de Cataluña que quedan compensadas por el aumento del turismo internacional.
Es evidente que con un crecimiento del entorno al 1,5%, el más alto de la UE, y creando empleo por debajo de un crecimiento del 3%, como era antes, las variables de nuestra economía no pintan tan mal como nos quería hacer ver el Gobierno en funciones antes de las elecciones. ¿Seria estrategia para justificar que un desacuerdo entre EEUU y China hundiesen nuestra economía y rompiendo la recuperación económica?…quizás pero verán como la titular de Economía, Nadia Calviño, irá cambiando el discurso a más positivo.
Particularmente me siento sorprendido de los últimos datos, mientras escribo estas líneas me comunican el IPC anual que es del 0,4% con un repunte en el último mes, lo que ratifica una cierta y tímida alegría en los precios (que tampoco conviene tenerlos a cero), y también revisando inversiones, veo que los precios de las acciones cotizadas del IBEX35 se mantienen ligeramente al alza a la espera de acontecimientos. El indicador de la bolsa española estuvo en 8.500 puntos en agosto y ahora se mueve en los 9.500…un 12% más: vamos bien.
España necesita para despejar dudas un gobierno que eche a andar lo antes posible para disipar dudas. Un gobierno moderado que legisle con un timón guiado por la ministra Calviño, que demuestre que con políticas activas de apoyo a las pequeñas empresas, autónomos y de empleo, se puede crecer y mantener y estado del bienestar con garantías.