¿Quiénes son los nuevos criminales informáticos?

Rara es la vez en la que no nos llega un mensaje a Whatsapp alertándonos de la aparición de una nueva estafa en cadena en la que caen miles y miles de usuarios.

Alertas sobre ofertas falsas, sobre posibilidades inexplicables de ganar grandes cantidades dinero a golpe de click, sobre la posibilidad de conocer quién ha visto tu foto o qué ponía en ese mensaje borrado de Whatsapp.

Todos aquellos que alguna vez han pinchado en una de estas milagrosas soluciones, podrían haber corrido el riesgo de ser víctimas de una potente estafa en la que los datos personales, contraseñas, tarjetas bancarias y todo tipo de información susceptible y privada, ha quedado completamente desprotegida y , lo peor, al alcance de los millares de hackers que navegan todos os días por la entrañas de internet.

La preocupación es máxima. Los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado están alarmados ante el incremento imparable de delitos y denuncias por fraude o estafas en este 2019, cuyas cifras han llegado a duplicarse. Pero esto no es todo.

Los antiguos hackers estaban considerados como auténticos amantes del mundo de la informática quienes perfeccionaban, con el paso del tiempo, sus habilidades en la red y se convertían en auténticos expertos en lo que a los robos en la red respecta. Ahora el peligro es aún mayor.

¿QUIÉNES SON ESTOS NUEVOS ESTAFADORES?

Los nuevos criminales informáticos vienen pisando fuerte, demasiado. Según un estudio realizado por la empresa Accenture, los nuevos hackers van a dejar muy atrás al modelo de estafador virtual convencional.

¿El por qué? Porque estos nuevos delincuentes vienen con un gran bagaje de conocimientos en sus espaldas: Son personas con grados universitarios.  Informáticos, matemáticos, ingenieros… Ellos son la nueva cantera de ciberdelincuentes  que, con métodos cada vez más sofisticados y más difíciles de descubrir, mantienen a las empresas en un permanente sin vivir.

ROBOS IMPARABLES Y CIFRAS ASTRONÓMICAS

Según el mencionado informe, el pasado año se registraron más de 111.000 ciberataques y esta cifra, lejos de disminuir, aumenta con el paso de las semanas.

La cantidad que se embolsan al año estos profesionales del hackeo es sorprendente. Al año, los ciberdelincuentes pueden llegar a acumular la friolera de 1,5 billones de dólares, y se estima que de 2019 al 2023, la cantidad ascienda a unos 5 billones y medio de dólares.

El gran problema al que se enfrentan las grandes empresas y los encargados de la seguridad de internet es que, estos delincuentes han perfeccionado tanto sus técnicas, que es imposible detectarlos con el tiempo suficiente para poder detener el ataque e identificar al atacante.

INVERTIR EN CIBERSEGURIDAD

Es tal la preocupación que versa en torno a esta cuestión mundial que las grandes empresas informáticas se han propuesto mejorar, de forma considerable, sus apartados de ciberseguridad.

Esta mejora la harán de forma progresiva y paulatina, testando en cada momento qué es más eficaz a la hora de enfrentarse a los nuevos criminales informáticos.

En materia de ciberseguridad, se prevé una inversión del 8%, que se centrará, específicamente, en la búsqueda y formación de profesionales que sean capaces de detectar, proteger y revertir cualquier tipo de ataque informático al que tengan que hacer frente las diferentes compañías.

¿EXISTE LA FIGURA DEL HACKER BUENO?

Aunque parezca increíble, sí que existen hackers que luchan contra los que fueron sus compañeros de profesión.

Son los conocidos como hackers criminales rehabilitados, quienes ahora luchan, desde grandes corporaciones, contra los ataques de los criminales informáticos puesto que saben, en muchas de las ocasiones, cómo van a actuar los hackers malignos. Empresas como BlueScreen tiene ya en su plantilla varios hackers que han decidido dejar de delinquir y pasarse a la ciberseguridad en vez de continuar en la ciberelincuencia.