Las Mariposas que dieron alas al 25-N

Cada 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Una realidad que, lejos de desaparecer, se ha cobrado la vida de 52 mujeres en España en lo que va de año, más que el año pasado. La última víctima ha muerto hoy, una mujer ha sido asesinada en Tenerife presuntamente a manos de su pareja. Ni este día, en el que las mujeres salen a la calle para alzar su voz y de las que ya no están para que se haga justicia, está exento de víctimas por violencia machista.

POR QUÉ SE CELEBRA UN 25-N

Para conocer el origen de este día, también conocido como Día Internacional de No Violencia contra la Mujer, hay que echar la vista atrás y remontarse a la dictadura del dominicano Rafael Leónidas Trujillo y a tres hermanas activistas: Minerva, Patria y María Teresa Mirabal.

Las hermanas pertenecían a una familia acomodada de Salcedo (República Dominicana), su padre era comerciante y hacendado y todas ellas tuvieron la posibilidad de tener estudios. Sin embargo, cuando Trujillo llegó al poder, su familia perdió todos sus negocios y la República Dominicana se sumió en una profunda pesadilla: comenzó la supresión de las libertades del pueblo, los encarcelamientos, las torturas y una oleada de asesinatos.

Las Mariposas, como también eran llamadas estas hermanas, eran fervientemente contrarias al régimen del nuevo dictador, y así lo demostraron con su activismo político durante casi una década. Trujillo, como con cualquier persona que se opusiera a su pensamiento, tomó cartas en el asunto y empezó encarcelando a Minerva y María Teresa, aunque no satisfecho con su encierro las torturaron y las violaron. Sus maridos no corrieron con más suerte y también fueron presos políticos durante el régimen.

En un momento dado, el dictador, por mostrar una falsa compasión, las dejó en libertad, aunque hizo que las hermanas saliesen en los medios como golpistas que organizaban reuniones secretas para atentar contra él. Dos cosas eran evidentes: las hermanas no iban a dejar de luchar y Trujillo no se iba a quedar de brazos cruzados, por lo que comenzaron los rumores de la inminente ejecución de las hermanas.

Ellas sabían que estaban bajo amenaza de muerte y Minerva respondió ante las amenazas, a principios de los 60, entonando una frase que demuestra la fortaleza de las hermanas y ha quedado para la posteridad: “Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte”.

ACCIDENTE SIMULADO

Tras varios intentos, la policía secreta ejecutó a las hermanas un 25 de noviembre de 1960. Las tres estaban en un coche con Rufino, su chófer. Regresaban de ver a sus maridos encarcelados, cuando cinco agentes de Trujillo, a punto de pistola, obligaron a todos los ocupantes del vehículo a subirse en su coche. Fueron conducidas a una casa, donde les dieron una brutal paliza y terminaron con sus vidas. Los verdugos de Trujillo introdujeron sus cuerpos en el coche, incluido el de Rufino, y simularon un accidente de tráfico, precipitando el vehículo en un barranco. Las hermanas, por ese entonces, tenían entre 26 y 36 años.

El caudillo dominicano, incrédulo, pensó que había acabado con un problema, aunque, lo cierto, es que ese fue el comienzo de su debacle. Tras el asesinato de las hermanas Mirabal, aumentó el descontento de la sociedad y se fueron encadenando una serie de problemas. Finalmente, en 1961, el dictador fue asesinado cuando le emboscaron en su coche.

Un año después de la muerte de Trujillo, se celebró un juicio contra los acusados del asesinato de las hermanas activistas. Ninguno de los condenados cumplió su pena, aunque los sacaron de la República Dominicana.

Patria, Minerva y María Teresa se encuentran enterradas en Ojo de Agua, en el municipio dominicano de Salcedo. El cuerpo de Trujillo, por su parte, descansa en el cementerio de Mingorrubio, acompañado, desde hace poco, por el dictador Francisco Franco. Los dictadores compartieron su ideología y, ahora, paradójicamente, han vuelto a unirse.

Hoy, el país caribeño cuenta con varios memoriales en honor a estas heroínas. Además, desde 1981, la fecha de su muerte se convirtió en un día señalado en América Latina, en el que las mujeres se unen para demostrar su rechazo a la violencia de género. En estas manifestaciones, denunciaban violencia tanto en el ámbito doméstico, como por parte del Estado, quien las violaba y las acosaba por razones políticas.

En 1999, la ONU lo convirtió en el día internacional que conocemos hoy.

MANIFESTACIONES DE LA VIOLENCIA MACHISTA

La violencia contra la mujer se disfraza de distintas formas -física, sexual y psicológica-, pero todas y cada una de ellas son igual de graves. En 1993, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer y la definió como: “todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada”.

  • Violencia por un compañero sentimental: violencia física o psicológica, violanción conyugal, femicidio.
  • Violencia sexual y acoso: violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético.
  • Trata de seres humanos
  • Mutilación genital.
  • Matrimonio infantil.

Las hermanas Mirabal fueron terriblemente asesinadas, pero aún el eco de su mensaje llega a nuestros días, en los que sigue siendo necesaria la lucha. La voz de Las Mariposas es inevitable en un mundo en el que las mujeres siguen muriendo por el hecho de ser mujeres.

 

Atención a víctimas de malos tratos por violencia de género: 016