Cachorro para siempre

Una extraña mutación genética hace que Ranger, un pastor alemán de dos años, continúe pareciendo un cachorro.

En el momento de su adopción, en la ciudad estadounidense de Phoenix (Arizona), Ranger tenía instalado en su cuerpo un parásito conocido como ‘Coccidiasina’, lo que le hacía parecer más pequeño que sus compañeros de camada. Posteriormente, contrajo un virus, el Girdia, lo que le provocó una infección en el cuello. Los veterinarios afirman que su escaso tamaño y su facilidad para contraer enfermedades puede deberse a un enanismo pituitario, un transtorno genético que afecta a la hormona del crecimiento.

Debido a esta mutación, Ranger sufre pérdida de pelaje y escamación y es más propenso a contraer virus y enfermedades ya que su sistema inmunológico es más débil.