Gasta una broma el día de su propio funeral

¿Dónde diablos estoy? Dejadme salir. Esto está oscureciendo, ¿lo que estoy oyendo es la voz de un cura? ¡Hola! ¡Hola! Dejadme salir, hombre“, decía a gritos, Shay Bradley en su funeral.

En su funeral, este escocés decidió grabar un audio gastando una broma a todos sus seres queridos. Bradley sufría cáncer, pero luchó siempre con una sonrisa, esa misma sonrisa que quería que el día que recibía sepultura tuvieran sus familiares y amigos. Desde hacía más de un año, su hija sabía que en ese día tan triste, su padre quería sacar a relucir su humor y que les tenía algo preparado.

De esta manera, Bradley consiguió poner un toque de humor el día de su entierro.