Un piloto automático que salva vidas

Una familia de osos ha visto salvada su vida, gracias al piloto automático de un Tesla Model 3, propiedad de Andrew Whittle.

Whittle pilotaba su Tesla cerca del parque nacional de Los Glaciares, en el estado de Montana (EE.UU.) cuando una familia de osos atravesó la carretera repentinamente. A 80 kilómetros por hora, con el piloto automático activado y en una casi total oscuridad, el vehículo detectó los cuerpos de los osos en movimiento y paró a unos 10 metros de ellos.

Un accidente que ha sido evitado gracias a los novedosos dispositivos del coche. «El piloto automático no solo detectó a la familia de osos en la oscuridad, mientras el coche iba a 50 millas por hora, sino que la función Dashcam lo grabó todo en excelente resolución», afirmó Whittle en una entrevista.