22 años alimentándose de pizza y patatas fritas

Su fobia a las verduras le llevó a alimentarse durante 22 años de pizza y patatas fritas. Ahora, Jade Youngman, una mujer británica de 25 años, teme quedarse ciega por la mala nutrición.

Le diagnosticaron ARFID, un trastorno de alimentación selectiva, a los tres años. Según ha explicado en varias entrevistas, si alguien le pone un plato de frutas o verduras delante para ella es como si le pusieran un plato de caca de perro y solo su aspecto le provoca náuseas. Por este motivo, se alimenta únicamente de ‘nuggets’, pizza, pasta con queso y papas fritas.

Youngman ha intentado en varias ocasiones superar su dolencia, poniéndose en manos de nutricionistas y psicólogos, pero nunca lo ha logrado. La enfermedad le ha provocado problemas de ansiedad y depresión y aún puede provocarle la ceguera.