División entre los participantes de la cumbre del G7

En Francia, la cumbre del G7 celebrada este fin de semana finaliza hoy y apenas se ha avanzado en los temas puestos sobre la mesa.

Emmanuel Macron reunió en Biarritz a los representantes de las principales potencias mundiales, entre ellos, el presidente en funciones Pedro Sánchez. Sin embargo, los acuerdos reales entre las potencias en estas reuniones brillaron por su escasez.

Estados Unidos y China fueron dos de los protagonistas de esta cumbre. Después de que Trump anunciara aranceles millonarios el pasado viernes como respuesta a la reacción de China, la tensión comercial entre las potencias podría ir a menos después de que Pekín haya abierto la puerta a negociar un acuerdo comercial.

Las consecuencias mundiales del incendio de la Amazonia o el Brexit fueron otros de los puntos en la reunión. El presidente de Estados Unidos elogió le prometió un acuerdo comercial rápido a Boris Johnson desde que Reino Unido salga de la Unión Europea. Con quien no llega a ningún tipo de acuerdo Trump es con Irán, país que, para su sorpresa, también tuvo un hueco en esta cumbre.

El presidente de Estados Unidos tampoco dudó en expresar su deseo de que Vladimir Putin asistiera nuevamente a esta cumbre, de la que fue expulsado en 2014 por la anexión de Crimea a Rusia.