Tarjetas revolving: el endeudamiento de por vida

¿Cuántas veces nos han ofrecido una tarjeta de crédito para disponer del dinero que necesitamos de forma instantánea?

Esta acción tan cotidiana tiene truco, y es el que esconden las tarjetas revolving o de deuda aplazada.

El procedimiento es fácil. El cliente firma por este tipo de tarjeta, dispone del dinero y puede comprar cómodamente para, luego, pagarlo en supuestos cómodos plazos.

INTERESES ABUSIVOS

En este paso es donde se esconde el gran negocio de las tarjetas revolving. Esta forma de pago tiene unos intereses abusivos que van desde el 20 hasta el 30%.

Es decir, si pedimos, por ejemplo, un crédito de 2.000 euros, podemos llegar a pagar unos 15.000 euros, eso sí, sin olvidar devolver la cantidad inicial.

Este es el negocio de las tarjetas revolving, las tarjetas que llevan a las personas a una deuda casi interminable.