El Open Arms ve “inviable” atracar en los puertos de España

El Open Arms sigue viviendo una situación crítica. Después de 18 días en la deriva, el barco sigue a la espera de desembarcar en la isla italiana más próxima, Lampedusa, a tan solo 800 metros de distancia.

Este escenario se vuelve cada vez más complicado y no solo por la falta de recursos en el buque y por la creciente tensión que se vive día a día, sino por el enfrentamiento que ha originado entre España, Italia y la propia ONG.

Un comunicado de la organización afirmaba que ya había un acuerdo entre Italia y el Gobierno español que daba luz verde para que el barco desembarcara en Mallorca. Sin embargo, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha negado la existencia de dicho acuerdo en una entrevista con la Cadena SER y ha expresado que “lo único cierto” es que España ha ofrecido su puerto más cercano. En un primer momento, el presidente en funciones, Pedro Sánchez, ofreció el puerto de Algeciras (Cádiz) y después el de Mahón (Menorca).

Por su parte, la ONG ha rechazado estas propuestas por considerarlas “inviables”, según afirman, ya que a bordo la tensión crece por momentos y suponen varios días de travesía.

Asimismo, Calvo ha afirmado en la entrevista que “el barco pudo entrar en Malta y no quiso, se fueron para Italia”. Malta siempre mantuvo que no se quedaría con los inmigrantes, sino que, por el contrario, se tenía que hacer un reparto entre Francia, Alemania, Rumanía, Luxemburgo y España. Calvo asegura que el barco decidió ir a aguas italianas “con el pronunciamiento judicial de que le dejaban entrar en aguas italianas, pero no aclaraba si podía desembarcar, que es a lo que se ha acogido Salvini”.

Mientras, el ministro de Interior italiano mantiene sus puertos cerrados y anima al buque a irse a España.