El incendio voraz que tiene en vilo a Gran Canaria

Preocupación y alerta máxima en Gran Canaria por el incendio que ha quemado ya más de 1.000 hectáreas, y que ha provocado el desalojo de más de 1.000 vecinos.

El fuego mantiene en vilo a toda la isla y el viento dificulta con el paso de las horas las tareas de extinción.

Pese a que las llamas están perimetradas y contenidas, las rachas de viento que alcanzan los 70 km por hora están haciendo que el incendio sea muy complicado de controlar.

UNA IMPRUDENCIA QUE HA SALIDO CARA

Artenara, Tejeda y Gáldar son los tres municipios que más han sufrido las consecuencias de este devastador incendio, y los servicios de emergencia se preparan para evitar que el fuego se propague al municipio de La Aldea de San Nicolás.

A la espera de ver cómo se comporta el viento, de momento no están previstos nuevos desalojos, y un hombre de 55 años ha sido detenido como principal sospechoso de provocar el fuego, aunque todo apunta a que fue una imprudencia.