Cómo aumentar tu seguridad al usar redes wifi públicas

Las redes wifi públicas nos ofrecen conexión en momentos en los que queremos acceder a internet y no podemos.

Tener disponible una conexión a internet de manera gratuita siempre es una alegría. Sin embargo, no todo son ventajas con las redes wifi públicas o aquellas que detecta nuestro dispositivo y no requieren una contraseña para entrar. Precisamente porque son accesibles para todo el mundo, son también un imán para terceras personas interesadas en acceder a los dispositivos que se conectan a estos puntos.

Cómo utilizar una red wifi gratuita con seguridad

Una de las maneras más seguras de utilizar una red wifi pública es hacerlo mediante una red privada virtual o VPN.

Las redes VPN incluso permiten ocultar el lugar desde el que nos estamos conectando. Normalmente, los dispositivos se enlazan a un proveedor de internet y, desde ahí, a un sitio web. Al utilizar una de estas redes, la conexión desde el proveedor de internet se dirigirá directamente al servidor VPN y, desde allí, partirá a su destino a través de una conexión que normalmente estará cifrada.

En la práctica, la dirección IP del dispositivo será la del servidor VPN, por lo que a todos los efectos parecerá que se está conectando desde allí. Y lo más importante: la información que comparta el dispositivo con su red estará encriptada y, por tanto, protegida frente a terceros.

En resumen, el uso de una red VPN añade una capa extra de seguridad a nuestra conexión y es la mejor opción que existe si debemos acceder desde una red gratuita a entornos con información sensible, como la red de nuestra empresa o alguna aplicación financiera.

En cualquier caso, este método no es infalible y conviene utilizar siempre conexiones lo más seguras posibles para acceder a este tipo de entornos.