Katy Perry condenada a pagar por plagio

La justicia ha hablado. La cantante californiana, Katy Perry, deberá hacer frente a una millonaria multa después de que un juzgado de Los Ángeles dictaminase que ha plagiado la base de su éxito Dark Horse.

2,5 millones de euros. Esa es la cantidad que la intérprete y su equipo deberán abonar al cantante Marcus Gray, a quien le copiaron la base de su canción Joyfull Noise.

DECISIÓN UNÁNIME

Pese a los reiterados intentos por parte de la autora de California Gurls de defender su inocencia, la justicia ha considerado, de forma unánime, que la canción es una clara copia de la del artista de rap, que además acumula más de 2.600 millones de reproducciones en Youtube.

La demanda, que fue interpuesta en el año 2014, ya ha sido resuelta y Katy Perry tendrá que pagar, porque “no es lo mismo copiar que homenajear”.