Salvar una vida o arriesgar dos, el dilema del padre de unas niñas siamesas

Marieme y Ndeye son gemelas siamesas y acaban de cumplir 3 años, pese a que los médicos, en un principio, les daban unos pocos días de vida. Nacieron en Senegal y, cuando tenían 8 meses, su padre, Ibrahima, las llevó a Reino Unido buscando una posible solución.

Aunque la salud de las pequeñas ha superado cualquier expectativa, su situación sigue siendo complicada, la una depende de la otra. Cada una tiene su corazón, su cerebro y pulmones, pero comparten otros órganos como el hígado, la vejiga, el aparato digestivo y los tres riñones.

Una vez en Cardiff, el padre de las pequeñas se tuvo que enfrentar a la que, probablemente, fuese la decisión más dura de su vida: separarlas en una operación y que una de ellas tuviese la oportunidad de vivir; o no separarlas asumiendo los riesgos de salud que conllevan para ambas.

Ante este dilema, Ibrahima y su mujer, han optado por no separarlas para no condenar la vida de una de ellas. Además, él ya ha comenzado un proyecto para ayudar a niños como Marieme y Ndeye.