Marruecos pone en jaque a Ceuta y Melilla

Soberana e irreversible. Así es la decisión de las autoridades de marruecos sobre la clausura de la única aduana que existe entre España y Marruecos.

El paso de Beni Enzar, por el que han sido exportadas mercancías por valor de 47 millones de euros, continúa cerrado, y desde Rabat anuncian la puesta en marcha de un plan anti contrabando que provocará la asfixia económica de Ceuta y Melilla.

MOTIVOS POLÍTICOS MÁS QUE ECONÓMICOS

La reivindicación territorial parece ser el motivo de esta decisión con la que se castiga a Ceuta y Melilla, con el objetivo de intentar que España ceda a Marruecos ambas autonomías.

En Ceuta y Melilla califican esta decisión de “catastrófica”, ya que las exportaciones al país vecino son el principal motor de su economía.

Además, los comerciantes se quejan de que, cada vez son mayores las restricciones, y que la incertidumbre crece por momentos.

El Ministerio de Interior marroquí y la dirección general de aduanas han confirmado que piensan seguir adelante con esta decisión, y reconocen que dar solución al contrabando no puede lograrse “sin causar daños colaterales”.