Boris Johnson vs. la Unión Europea

Estar fuera de la Unión Europea el 31 de octubre sí o sí. Esta es la amenaza de Boris Johnson a la Unión Europea.  El nuevo primer ministro británico declara así una nueva guerra política para cumplir su objetivo: un Brexit duro e inmediato.

El líder «tory» quiere irse de la Unión Europea sin la salvaguarda irlandesa -la que garantiza las mismas regulaciones y aranceles que los de la UE- y advierte de que no va a pagar los 45.000 millones de euros que costaría el divorcio.  El líder conservador, que ha comenzado su mandato al puro estilo Trump, quiere, a su vez,  crear una nación con regulaciones mínimas y bajos impuestos. Por otra parte, no tiene pensado escatimar en gastos, ya que propone la incorporación de miles de policías nuevos, invertir en educación, medicina pública, infraestructuras y atención social. Unos planes que llegarían a los miles de millones de euros, una suma de dinero que algunos dudan que el gobierno pueda garantizar.

A su llegada, el primer ministro no ha dudado en hacer limpieza y ha apartado de su camino a todos aquellos ministros que no seguían su ideología o con los que, simplemente, había entablado una cierta enemistad. Por su parte, la Unión Europea tacha de inaceptables las condiciones que ha impuesto Johnson, que tendrá que esperar hasta después de las vacaciones para enfrentarse a una moción de censura.