‘Rainbow grandpa’, el salvador de una aldea de Taiwán

A sus 97 años, Huang Yung-Fu se ha convertido en todo un referente para los vecinos de la aldea de Taichung, Taiwán.

El gobierno de su país anunció que la aldea en la que vivía iba a ser derruida para construir un complejo hotelero, y ante esta situación, el hombre decidió utilizar el arte como arma de defensa.

Lo que comenzó pintando un pájaro en una pared, terminó convirtiéndose en un pueblo pintado al completo, en el que el color y la imaginación, se convirtieron en los elementos fundamentales de la bautizada Villa Arcoíris.

SOLIDARIDAD VIRAL      

El encanto y peculiaridad del lugar hicieron este espacio viral en redes sociales,  y una campaña para recaudar fondos salvó esta aldea que es ya un sitio de interés turístico en Taichung.

Rainbow grandpa, el apodo por el que conocen a Huang en la aldea, ha conseguido, sin necesidad de armas ni conflicto, crear un espacio en el que la esperanza, el esfuerzo y las ganas de vivir, son uno.