Nadie es inmune al miedo del acoso callejero

Una situación de acoso callejero se normaliza hasta que se cambian los papeles. Esto es lo que ha hecho la educadora social Miriam Barbero con su campaña Al revés tú también te asustarías, en colaboración con el publicista Miguel Stuyk y el Ayuntamiento de Güéjar Sierra (Granada).

Una mujer se asusta cuando pasa por un pasillo de hombres y estos le silban y le vociferan piropos. Las mujeres se asustan porque sufren ese acoso callejero; los hombres no lo hacen, porque no tienen que pasar por ese calvario. Con este vídeo, Barbero y Stuyk demuestran que un hombre también pasa miedo y se desorienta, cuando un grupo de hombres le invita de manera chulesca a entrar en un portal para “enseñarle una cosa”.

Al final de la callejuela les espera Barbero con una pregunta: ¿Cómo te has sentido? Después, observan cómo Paula García, la actriz de esta campaña, vuelve a pasar por el acoso verbal al que los sujetos varones se han enfrentado hace unos minutos.

Con este formato de “falso experimento social” quieren que los hombres empaticen con las mujeres ante este asalto con palabras que pasa diariamente, incluso en las generaciones más jóvenes.