Lope de Vega, sobre ruedas en el Festival de Almagro

Este año el Festival de Teatro Clásico de Almagro quiere romper moldes clásicos, valga la redundancia. Para ello, los protagonistas de El perro del hortelano de Lope de Vega, la condesa Diana y su secretario Teodoro –en este caso, también su chófer–, mantienen una riña amorosa. Tres espectadores estarán en la parte trasera del Mercedez-Benz, de ahí el juego de palabras que da título a esta experiencia: El teatro de sus Mercedes.

Su realizador, Ignacio García, y director, José Vicente Gómez, han intentado que la originalidad de este acto no solo radique en el escenario, sino también en el papel de los espectadores, que se verán completamente envueltos en la discusión y que, muchas veces, tendrán que interactuar con la pareja.

Mientras se ve cómo Diana “no come ni deja comer” a Teodoro, los pasajeros también tendrán la oportunidad de conocer en la casi media hora que dura la representación los diferentes rincones de Almagro. Como si de un autobús turístico se tratara, esta obra teatral también tiene paradas, en las que la protagonista se encarga de salir y de entrar creando así nuevas escenas con melodía barroca de fondo gracias a los no tan barrocos altavoces del coche.

La entrada de esta comedia cuesta 12 euros y solo estará en venta en la taquilla del festival. Se representará los viernes y los sábados de todo este mes de julio y contará con varios pases durante el día.

Una experiencia atrevida en la que lo clásico y lo más moderno se funden y que, de seguro, va sobre ruedas.