Liniker o cómo sobrevivir siendo trans en Brasil

Mientras el Brasil de Bolsonaro encumbra en el mundo la tasa de asesinatos a bisexuales, transexuales y homosexuales; sus músicos intentan romper los moldes y utilizan su voz como método para generar el cambio y luchar contra la cultura homobófica del país. Es el caso de Liniker de Barros, una mujer negra y transexual de 23 años que pone voz a su banda, Os Caramelows. Este grupo, que nació en un garaje en 2015, cuenta con más de 40 millones de visualizaciones en Youtube y, lejos de ser conocido solo en Brasil, llena conciertos en media Europa.

Mientras la joven estudiaba teatro, decidió aparecer vestida de mujer en Sao Paulo bajo la miraba crítica de su familia, menos la de su madre, que siempre la ha apoyado. 

Su único álbum está lleno de mensajes de resistencia, aunque está claro que su sola presencia ya es un claro mensaje de reivindicación política.