Los migrantes del Sea Watch esperan la confirmación de su destino

Las cuarenta personas rescatadas por el barco Sea Watch en aguas del Mediterráneo están en estos momentos esperando la confirmación de su destino. Están alojados en el centro de acogida de la isla italiana de Lampedusa.

Según las autoridades italianas afirman que se prevé que sean distribuidas entre Francia, Alemania, Luxemburgo, Finlandia y Portugal.

El Sea Watch, la embarcación de rescate humanitario, atracó por la fuerza en Lampedusa a pesar de la prohibición del Gobierno de Salvini.

«Estoy muy feliz, quiero dar las gracias al Sea Watch, si no hubiera sido por el Sea Watch ahora no sería más que un cadáver», explica uno de los jóvenes rescatados en declaraciones recogidas por Euronews.

La capitana del barco, Carola Rackete, continúa bajo arresto domiciliario en Lampedusa y pasará hoy mismo a disposición judicial. Está acusada por un presunto delito de “resistencia y violencia contra una nave de guerra”. Ella defiende que su decisión “fue un acto de desobediencia, no un acto contra las patrulleras italianas”. El Sea Watch es un barco fletado por una ONG alemana que navega bajo pabellón holandés.