Así viven los niños migrantes en la frontera de EEUU

Las condiciones infrahumanas en las que se encuentran cientos de menores migrantes en la frontera de Texas ha generado una ola de indignación en Estados Unidos. Y ahora todo el mundo señala al Departamento de Fronteras. De hecho, el jefe interino del departamento, John Sanders, ha presentado su dimisión este lunes.

Los niños viven hacinados en los centros. Duermen en el suelo, sin ningún tipo de higiene y sin acceso a sanidad. Muchos de ellos están enfermos, pero nadie los atiende. Asociaciones de derechos humanos llevan meses denunciando esta situación. La profesora de derecho Elora Mukherjee ha descrito la situación como “inhumana”.

«Nunca había visto condiciones tan degradantes e inhumanas como las que vi en Clint. Los niños estaban hambrientos, sucios, enfermos, asustados y todos los que yo entrevisté llevaban detenidos más del límite de 72 horas que dicta la ley. Los niños no tenían jabón para lavarse las manos. La mayoría no se habían duchado desde hacía semanas», explica.

Por otro lado, la legisladora demócrata Alexandria Ocasio-Cortez lo define como “campos de concentración” gestionados por una administración “fascista”.

El Congreso ha aprobado desbloquear 4.500 millones de dólares de ayuda humanitaria, pero los republicanos, que controlan el Senado, amenazan con rechazarlo si una parte del dinero no se destina a las fuerzas del orden.