Crisis migratoria: la foto de la vergüenza

Valeria, de un año de edad, y su padre, ambos salvadoreños, han sido encontrados muertos en la orilla de Río Bravo, en México. A un kilómetro de distancia del cruce oficial de Matamoros hacia Estados Unidos. Es la foto de la vergüenza. Cada día, cientos de familias cruzan este río jugándose la vida en su intento desesperado de pedir asilo en el país norteamericano.

Según recoge el diario mexicano ‘La Jornada’, fue la madre de Valeria la que dio la voz de alarma a las autoridades por la situación de peligro en que se encontraban su marido e hija. El padre cruzó primero con la menor hacia la otra orilla para después regresar a por su esposa. Pero la niña volvió al río, el padre se lanzó a por ella y los dos fueron arrastrados por la corriente.

Las autoridades de El Salvador han anunciado ya las gestiones para repatriar a los dos migrantes.

«Ante estos hechos, la Cancillería salvadoreña alerta a la población en general sobre los peligros de la migración irregular» y «hace un llamado a no poner en riesgo sus vidas y las de sus familias, especialmente la de niños y niñas, quienes son más vulnerables en el tránsito de la ruta migratoria», ha dicho.

Miles de migrantes centroamericanos han marchado en caravana desde el pasado mes de octubre desde el llamado Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) atravesar México y llegar a Estados Unidos.