Berlín se ha convertido en el primer Estado federado de Alemania en ponerle freno a la especulación en el mercado de la vivienda. El Gobierno regional ha aprobado una ley para congelar el precio de los alquileres durante cinco años.

Esta medida afectará  a los 1,6 millones de viviendas de la capital alemana e introducirá un límite máximo de alquiler, que aún no ha sido delimitado. Con la aprobación de esta ley, el Gobierno berlinés quiere frenar el rápido aumento de precio de los alquileres y ganar tiempo para construir nuevas viviendas.

La medida está previsto que entre en vigor en 2020 y cuenta con el rechazo total de la oposición.