Un informe científico realizado por un centro especializado australiano, Breakthrough National Centre for Climate Restoration, pronostica el fin de la especie humana en 2050 y sugieren una movilización de emergencia similar a la de la Segunda Guerra Mundial para intentar revertir este escenario.

Aseguran que de no actuar inmediata y drásticamente contra el cambio climático, este podría convertirse en una “amenaza existencial para la civilización humana” irrevocable mucho más grande y compleja de lo que cualquier humano haya tratado antes.

Además, firman que otros modelos climáticos, como el que utilizó el Panel de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (IPCC) en 2018, que predecía un aumento de la temperatura global de 2 grados, no logran predecir adecuadamente la escala real de las consecuencias.