Los últimos datos disponibles indican que la contaminación del aire causa cada año unas 800.000 muertes prematuras en Europa, una cifra que dobla las estimaciones que había hasta la fecha. Además, según afirman los expertos, la exposición a un aire de mala calidad es tan nociva como fumar varios cigarros al día. La Organización Mundial de la Salud cifra en más de siete millones las muertes anuales debidas a la contaminación, y nueve de cada diez personas en el mundo respira un aire insalubre.

Entre los contaminantes más peligrosos para la salud destacan el nitrógeno, el ozono, las partículas en suspensión, el dióxido de azufre, el monóxido de carbono y el plomo. El dióxido de carbono ha sido el culpable de 6.085 muertes evitables cada año en España y, entre sus graves riesgos sanitarios destacan el empeoramiento del asma y la insuficiencia respiratoria.

La contaminación ambiental afecta a todo el organismo humano, aunque el aparato respiratorio es su principal diana. Enfermedades como el cáncer de pulmón, las neumonías, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y muchas otras están directamente relacionadas con este problema, que en España produce unas 10.000 muertes al año, una cifra muy superior a la ocasionada por accidentes de tráfico.

Hablamos de un grave problema que afecta a la salud pública, ocasiona un elevado gasto sanitario y, por supuesto, empeora el maltrecho estado medioambiental de nuestro planeta.

Por ello, la lógica nos dice que si se redujera la contaminación se podrían salvar millones de vidas. La buena noticia: la contaminación es evitable, y así lo demuestran iniciativas de muy diverso tipo puestas en marcha en todo el mundo: leyes que sancionan o ponen límites a las actividades más contaminantes, inversión en investigación y desarrollo de tecnologías más limpias, políticas que fomentan la movilidad sostenible y restringen el uso de vehículo privado… Los datos hablan por sí solos, y cualquier medida es poca. ¿Quién criticaría a un político por poner en marcha un plan de emergencia para hacer frente a un terremoto o cualquier otro desastre natural? La contaminación y el cambio climático son también una emergencia, y por eso  requieren de medidas urgentes.

 

RÓTULOS VÍDEO

Cada año

Se producen unas 800.000 muertes prematuras en Europa

A causa de la contaminación del aire

Según los expertos

Respirar aire contaminado es igual de nocivo que fumar varios cigarros al día

Pero, ¿sabes cuáles son los contaminantes más peligrosos para nuestra salud?

Nitrógeno

Ozono

Partículas en suspensión

Dióxido de azufre

Monóxido de carbono

Plomo

La contaminación ambiental produce en España 10.000 muertes al año

| Noticias |