El planeta Tierra tiene las horas contadas

Nuestro planeta tiene las horas contadas. El deshielo del Polo Norte “devastará” la Tierra. Se prevé que la temperatura media del Ártico aumente entre tres y cinco grados centígrados en los próximos 30 años. Es decir, en 2050 el mundo tal y como lo conocemos podría cambiar. A peor.

El deshielo podría despertar al «gigante dormido» del Ártico y que este problema tendrá impactos negativos en todo el planeta, porque incrementará la acidificación y polución de los océanos.

Y aún hay más. En 2050 cerca de 4.000 millones de personas vivirán en tierras desertificadas, sobre todo en África y en el sur de Asia. Se confirma también que la contaminación del aire mata ya a siete millones de personas cada año.

Además, la resistencia a los antibióticos, provocada entre otras causas, por los contaminantes vertidos en el agua, será para 2050 la primera causa de muerte en el mundo.

Son las advertencias de la ONU. Los datos sobre el informe sobre el Estado del Medio Ambiente elaborado por la organización y presentado en marzo en Nairobi (Kenia) solo ofrecen una salida: reducir de forma drástica la emisión a la atmósfera de los gases tóxicos. En concreto, los que emiten los vehículos, las industrias y las calefacciones de las casas. El documento pide un 40% de reducción en el año 2020 y un 70% en 2050.

Solo de esta manera se podría frenar el desastre. El drástico cambio supondría un coste de 19,5 billones de euros. Sin embargo, si no se actúa, el coste podría ser aún mayor. Solo en gasto sanitario para afrontar las enfermedades y muertes por contaminación supondría 47 billones de euros. Más del doble.