La ley estadounidense que permite convertir los cadáveres en abono

¿Qué ocurre con nuestro cuerpo una vez acaba la vida?  Lo normal y a lo que estamos acostumbrados es a enterrar los cuerpos en un ataúd o a cremarlos. En el Estado de Whasington, en Estados Unidos, han decidido cambiar ese proceso: el Senado estatal ha aprobado una ley que permite convertir los cadáveres en abono para jardines y cultivos.

La impulsora de esta nueva ley es Katrina Spade, la fundadora de la compañía Recompose. Ella afirma que se puede convertir el cuerpo humano en un abono fértil en 30 días. El método consiste en seguir el proceso normal de compostaje y añadirle una mezcla de astillas de madera y otros ingredientes biodegradables, lo que provoca la aceleración de la descomposición, llegando a una temperatura de 55ºC. El resultado es abono natural que se puede usar de forma segura, ya que a esa temperatura las bacterias responsables del contagio de enfermedades mueren.

La Asociación de Funerarias de Estados Unidos estima que para 2035 solo el 15% de los entierros utilizarán la forma tradicional.