El pederasta de los Maristas, condenado a 21 años de cárcel

Joaquín Benítez, exprofesor del colegio religioso de los maristas de Barcelona, ha sido condenado a 21 años y 9 meses de prisión. Así lo ha dictaminado la Audiencia de Barcelona por cuatro delitos de abusos sexuales cometidos entre 2006 y 2009.

El tribunal también le ha impuesto una indemnización de 120.000 euros por los daños causados a las víctimas, inhabilitación como profesor durante 13 años y 8 meses y una orden de alejamiento de sus exalumnos.

La Audiencia de Barcelona determina que Benítez aprovechó su condición de profesor de educación física para abusar de cuatro alumnos en diversas ocasiones. Al menos otros diez alumnos más le denunciaron por los mismos hechos, pero no llegaron a juicio porque el caso prescribió.

La Fiscalía pedía para el pederasta 22 años de prisión y 14 de inhabilitación, mientras que la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, que han ejercido la acusación popular, solicitaban 35 y 25 años de prisión respectivamente.

Admite los cargos

Benítez ejerció de profesor en el centro entre 1999 y 2011. Cometía los abusos en su despacho del colegio.  “Aprovechando su ascendencia y jerarquía como profesor de educación física y de la confianza que los alumnos tenían por ello depositada en él”, dice la sentencia.

“Los hechos que sufrieron los denunciantes constituyen una experiencia vital negativa en un momento en que todavía no tenían desarrollada su personalidad», afirma el escrito.

“El daño infligido, como hemos venido diciendo, nada tiene que ver con lesiones físicas o las secuelas asociadas a la recuperación, hospitalización, etcétera. En este caso se ha condicionado el desarrollo de la personalidad de cuatro menores de edad por la comisión de un hecho perverso y odioso que supuso su primera experiencia sexual y que ha incidido, en consecuencia, de forma permanente en su vida”, determina la Audiencia de Barcelona.

El acusado admitió los cargos durante la celebración del juicio que tuvo lugar los días 25 y 27 de marzo.