El sarampión se dispara en todo el mundo

Los casos de sarampión se multiplican en todo el mundo. El nuevo brote de la enfermedad se dispara debido a que en los últimos ocho años una media anual de más de 20 millones de niños no han recibido la vacuna.

Datos de UNICEF señalan que entre 2010 y 2017 casi 170 millones de niños no recibieron la primera dosis de la vacuna contra el virus, lo que supone una media anual de 21,1 millones de niños.

Las vacunas son «esenciales»

La organización asegura que en los tres primeros meses de 2019, se han registrado más de 100.000 casos de sarampión en todo el mundo, casi un 300% más que en el mismo periodo del año pasado. «El caldo de cultivo de los brotes mundiales de sarampión de los que somos testigos hoy en día se estableció hace años», ha dicho Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF. La agencia de la ONU explicó que las dos dosis de la vacuna son «esenciales» para proteger a los niños del sarampión.

Escepticismo respecto a las vacunas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un umbral de cobertura del 95% para conseguir la inmunidad colectiva, aunque se está lejos por dos causas. Por un lado, debido a sistemas de salud deficientes y por otros debido al escepticismo respecto a las vacunas.

UNICEF señala que se trata de un problema que también afecta a países de ingresos altos como Estados Unidos, Francia y Reino Unido. Respecto a los países con menos ingresos despuntan Nigeria, India, Pakistán, Indonesia y Etiopía. «Si realmente queremos evitar la propagación de esta peligrosa pero evitable enfermedad, debemos vacunar a todos los niños tanto en los países ricos como en los pobres», afirma Fore.

UNICEF y sus aliados están ayudando a maximizar la cobertura negociando los precios de la vacuna contra el sarampión, que está en su nivel más bajo, identificando las zonas y la población desatendidas, lanzando campañas de vacunación suplementarias y usando la energía solar y las tecnologías móviles para mantener las vacunas a la temperatura adecuada.