Yaba, una droga que causa estragos en Bangladesh

Te mantiene despierto durante siete, ocho y hasta diez días, te vuelves más sociable  y disfrutas más de la música, los cigarrillos y el sexo, así definen los efectos de yaba centenares de miles de personas adictas en Bangladesh. Una droga que mezcla metanfetamina y cafeína, barata y vendida en forma de pastillas rosadas.

Yaba apareció por primera vez en Bangladesh en 2002. Se produce ilegalmente en Myanmar (Birmania) y llega al país por la parte sureste, cerca del río Naf. Una zona que utilizaron miles de refugiados rohingya para huír del ejército birmano. Los traficantes vieron una oportunidad en ellos y lograron transformar a muchas mujeres rohingyas en mulas, que transportan bolsas llenas de pastillas dentro de sus vaginas hacia Bangladesh.

En 2018, las autoridades del país incautaron 53 millones de pastillas de yaba. Por este motivo, el gobierno endureció el castigo por la posesión de la droga, declarando una política de tolerancia cero, que algunas personas alegan que incluye ejecuciones sumarias por parte de las fuerzas del orden.

Numerosas ONG afirman que en Bangladesh hay alrededor de siete millones de adictos a las drogas, de los cuales se cree que casi un tercio usa yaba.