En Caracas corres peligro incluso después de morir

El Cementerio General del Sur de Caracas es el destino de muchos tras su muerte. Es el cementerio más grande de la ciudad, pero también uno de los más abandonados e inseguros. La mayoría de tumbas han sido profanadas en busca de joyas, dientes de oro, huesos e incluso restos humanos para los rituales de brujería.

El panorama es desalentador

Los familiares están afligidos. Algunos de ellos revisan las tumbas de sus familiares todas las semanas para asegurarse de que no han sido saqueadas.

Las tumbas están destruidas y destapadas, en este cementerio solo se ven escombros y fosas y dentro de ellas tierra rojiza, trozos de granito, cemento y mármol. Los ataúdes están astillados, no se llegan a ver restos humanos por la profundidad de los nichos.

“Cuando los ladrones no pueden encontrar ninguna joya, recurren al robo y a la venta de huesos humanos. Se llevan los restos al suelo. Una calavera vale algo, cada dedo vale algo, una mano vale otra cosa. Enterramos a los muertos para que puedan descansar en paz”, afirmaba un joven en una entrevista a la emisora francesa “Francia 24”.

En esta misma entrevista, un sacerdote declaró: “Este cementerio fue entregado a los ladrones de tumbas y eso es un sacrilegio a los ojos del Señor”.