Copenhague, ejemplo de lucha contra el cambio climático

Según un informe elaborado por las Naciones Unidas, alrededor de 4.200 millones de personas en el mundo se han visto afectadas por desastres relacionados con el clima en los últimos 20 años.

El calentamiento global ya está aquí y tenemos efectos palpables a nivel mundial: un aumento de 1,5 grados centígrados de la temperatura media del planeta, incremento de los desastres naturales, aumento del nivel del mar, destrucción de la flora y la fauna o la acidificación de los océanos, entre otros.

Con el conocimiento de estos datos, ¿cómo acabar con sus emisiones de gases de efecto invernadero que se producen en las ciudades? ¿Realmente es posible?

La ciudad de Copenhague está convencida de que sí  y aspira a la neutralidad en carbono, es decir, generar mucha más cantidad de energía renovable que de energía “sucia”.

Desde 2005, han conseguido reducir un 42% sus emisiones de CO2 a la atmósfera, gracias al abandono del uso de combustibles fósiles para generar electricidad y calor.

La ciudad ha puesto el foco ahora en cambiar la forma en que la gente se desplaza, cómo se calientan los hogares y cómo se puede reducir la basura que se genera.

Muchas de sus centrales eléctricas han cambiado el carbón por pellas de madera traídas de los países bálticos, reduciendo considerablemente la cantidad de C02.

Respecto a las basuras, la urbe inauguró un incinerador. Diariamente hasta él se acercan 300 camiones llenos de basura para alimentar su caldera gigante, con lo que se consigue transformar esos desechos en algo útil, como por ejemplo calefacción para calentar los hogares en invierno. El incinerador incluye varios depuradores de gases que eliminan la mayor parte de los contaminantes químicos antes de liberar el vapor al exterior.

 

¿Y qué opinión tienen al respecto los ciudadanos de Copenhague?

 

El cambio climático es una de las principales preocupaciones de los ciudadanos de Copenhague y muchos de ellos afirman estar dispuestos a cambiar su estilo de vida para lidiar con el calentamiento global, tal y como afirma una encuesta realizada en 2018 por la empresa Concito.

De cumplirse todas las expectativas, Copenhague podría convertirse en ejemplo para muchas ciudades en la lucha contra el cambio climático.