Transfusiones de sangre y creencias religiosas

Liliana se debate entre la vida y la muerte en el hospital San Jorge de Huesca. La joven tiene 20 años y se encuentra en situación crítica tras haber sufrido una peritonitis y rechazar una transfusión de sangre por ser testigo de Jehová. Se ha negado debido a sus creencias religiosas. Así lo ha dejado escrito en un documento.

Respeto a su voluntad

Al ser mayor de edad, tanto los médicos como la familia de la joven están obligados a respetar su voluntad a pesar de que han intentado revertir su decisión para tratar de salvar su vida.

Liliana firmó un documento de voluntades anticipadas por el que rechazaba ese tipo de intervención por motivos «religiosos».

Los facultativos del hospital han enviado un informe médico al juzgado de instrucción número 1 de Huesca para revisar el caso, pero la juez ha archivado la causa al no encontrar indicios penales.

Los padres, que no comparten las creencias religiosas de su hija, también han recurrido a la justicia y a la guardia civil para invalidar el testamento vital, pero no lo han conseguido. La joven lleva ya trece días con sedación profunda.

La joven ingresó por una peritonitis

Tal y como recoge el diario El País, la joven padecía desde hacía varios días fuertes dolores abdominales. En un primer momento los médicos le diagnosticaron una gastroenteritis.

Sin embargo, dos días después del primer diagnóstico fue ingresada de urgencia en el hospital San Jorge de Huesca por peritonitis. Tras varias intervenciones médicas, la chica permanece en coma inducido en la unidad de cuidados intensivos del centro sanitario.

Según este diario, su hemoglobina está por los suelos, pero los médicos no pueden hacerle la transfusión de sangre que necesita.

¿Por qué rechazan las transfusiones de sangre los testigos de Jehová?

La Biblia contiene un sinfín de traducciones. La que utilizan los Testigos de Jehová es la denominada Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras.

Según esta interpretación, las escrituras  “nos mandan abstenernos de la sangre”, y se remiten al Génesis; al Levítico; y al Deuteronomio.

Los testigos de Jehová aseguran en sus documentos que no se niegan a la atención médica, pero cuando alguien enferma o debe ser operado, sólo admiten el uso de “técnicas sin sangre”.

Consideran que las transfusiones conllevan riesgos relacionados con enfermedades transmitidas por esa vía, reacciones del sistema inmunitario y errores humanos.

Se trata de una religión que cuenta con 8,5 millones de adeptos en el mundo, según informa de propia congregación.