La publicidad del juego de azar a escena

Uno de los temas más candentes en la actualidad y que más controversia crea es la regulación de los juegos de azar. Éstos se llevan practicando como modo de ocio desde hace ya muchas décadas, y aunque su expresión ha cambiado en el momento presente, su esencia sigue siendo la misma: satisfacción de una posible ganancia dineraria al poner en liza algo de dinero que tenías en tu poder.

Los tiempos han cambiado, y con la aparición de la red de redes todo se ha actualizado y adaptado al entorno de internet, y como no, los juegos de azar no se han quedado al margen de este salto electrónico. Todos conocemos personas que son partícipes de este negocio online, el cual, año tras año va congregando a más adeptos. Buena culpa de esta incorporación de nuevos usuarios a este modelo de apuestas la tiene la publicidad. Este modo de tener más repercusión ha generado en las últimas fechas cierta controversia, después de que se diera a conocer la voluntad del ejecutivo español de regular la publicidad que tenga relación con estas apuestas online.

En contra de prohibir la publicidad de juegos de azar

Muchas organizaciones del juego están en contra de esta prohibición, ya que generaría un perjuicio de cotas desconocidas a un sector que año tras año tenía un crecimiento exponencial positivo. Una de estas corporaciones es el Consejo Empresarial del Juego de España (Cejuego), quienes han avisado de los perjuicios que traería esta medida para el conglomerado que forman las apuestas, y que si se prohíbe un tipo de publicidad de juegos de azar, deberá también limitarse de la misma manera publicidad por ejemplo de la Lotería Nacional.

En relación a esto, el director de Cejuego, Alejandro Landaluce, en una entrevista concedida a la Agencia EFE argumenta que “si tú prohíbes la publicidad del juego, tienes que prohibir la publicidad de la Lotería, lo que no puedes decir es que como la Lotería Nacional es tuya, la permites“. Desde esta organización se intenta ver el juego como algo no patológico, ya que según ellos, solo el 0,3% de los jugadores presentan estos síntomas, entendiendo que el resto de jugadores hacen un consumo responsable de esta modalidad de ocio.

 

La argumentación del Gobierno

 

El Gobierno argumenta esta regulación parte de la necesidad de proteger a los menores y usuarios finales de conductas patológicas y mensajes engañosos. En cambio, Landaluce rebate esto y afirma que “No se puede decir cualquier cosa en los mensajes, no puedes decir que el juego puede cambiar tu vida y aquí no sólo hablamos del juego on line, sino del juego público. No puedes decir a la gente que si tu vida es una porquería y juegas a la lotería y te haces millonario, le das una patada a tu jefe. Ese mensaje no es bueno”, añade el director de Cejuego.

Por último, la argumentación del Gobierno de proteger a los menores de edad no tiene mucho sustento técnico ya que postula que “un menor tiene bastante difícil jugar on line. Lo puede hacer haciendo uso ilegal de un DNI sustraído de alguien y también usando una cuenta corriente de un mayor. Eso es un delito, pero nosotros no podemos llegar a más“, concluye.

Dos posiciones enfrentadas, pero obligadas a entenderse. El sector del juego es uno de los que más crece en España, y eso es interesante tanto para el Gobierno como para los empresarios del mismo, siempre y cuando haya una legislación segura que proteja a todos los agentes participantes en estas prácticas.