CaixaBank mantiene su fortaleza a pesar de su salida de Repsol

CaixaBank mantiene su fortaleza y su posición de liderazgo en el sector de la banca española a pesar de su salida de Repsol. Así lo han explicado el presidente de la entidad, Jordi Gual, y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, en la presentación de resultados de la entidad celebrada este viernes en Valencia.

El resultado de CaixaBank se apoya en el crecimiento de los ingresos, con un aumento del margen bruto del 6,6% hasta los 8.767 millones, impulsado por la fortaleza de los ingresos core del negocio. En concreto, 8.217 millones. Por otro lado, el margen de intereses crece un 3,4% hasta los 4.907 millones.

Acuerdo de venta de la participación en Repsol

Las ganancias/pérdidas en la baja de activos y otros recogen, esencialmente, los resultados de operaciones singulares formalizadas y resultados por ventas de activos y saneamientos, principalmente, de la cartera inmobiliaria. “En el último trimestre del año se incluye el resultado de -139 millones netos derivado del cambio en la clasificación contable de la participación en BFA como “Activos financieros a valor razonable con cambios en otro resultado global”, ha explicado la entidad en la rueda de prensa.

En el trimestre anterior, se incluyó el resultado negativo de 453 millones derivado del acuerdo de venta de la participación del 9,36% que CaixaBank mantenía en Repsol, tras liquidar anticipadamente dos contratos de permuta de renta variable (equity swaps) y pasar a contabilizarse la posición restante como “Activos financieros a valor razonable con cambios en otro resultado global”.

Tras la entrada en vigor de la normativa IFRS9 y de acuerdo con la política contable del Grupo, las oscilaciones en la cotización de las inversiones financieras registradas bajo este epígrafe, serán registradas en patrimonio (Otro Resultado Global) y no tendrán efecto en la cuenta de resultados.

Sólida posición de solvencia y liquidez

Aún así, la ratio Common Equity Tier 1 (CET1) fully loaded del Grupo CaixaBank se sitúa a 31 de diciembre de 2018 en el 11,5%.

“Si se excluye el impacto de la primera aplicación de la normativa contable IFRS9 (-15 puntos básicos) y -14 puntos básicos por movimientos extraordinarios durante el año (compra de participación de minoritarios en BPI y la venta del 80% del negocio inmobiliario), la evolución ha sido de +54 puntos básicos por generación orgánica de capital y -43 puntos básicos principalmente por la volatilidad de los mercados y otros impactos”, ha afirmado la entidad en la presentación de resultados.

Por otro lado, los activos líquidos totales se sitúan en 79.530 millones a 31 de diciembre de 2018, con un crecimiento de 6.755 millones de euros en el año. El Liquidity Coverage Ratio medio del Grupo (LCR), a 31 de diciembre de 2018, es del 196%, muy por encima del mínimo puntual requerido del 100% a partir de 1 de enero de 2018.

Crecimiento en el crédito y en los recursos de clientes

En el Grupo, el crédito bruto a la clientela se sitúa en 224.693 millones y se mantiene estable (+0,3% en el año). La cartera sana crece un 1,8% en 2018 (vs -1,2% en el año 2017, excluyendo la aportación de BPI), hasta los 213.962 millones.

En la evolución de la cartera sana en el año destaca el impulso del crédito al consumo en España (+19%) y la financiación a empresas –sectores productivos expromotores–, que aumenta un 6%.

El crédito sano para la adquisición de vivienda (-2,3% en el año y -0,7% en el trimestre) sigue marcado por el desapalancamiento de las familias y en el cuarto trimestre por el efecto estacional de amortizaciones de final de año, si bien las caídas del saldo crediticio se reducen. De hecho, la nueva  producción del crédito hipotecario mejora un 9% respecto al 2017.

Los recursos de clientes crecen hasta los 358.482 millones, un 2,6% más a cierre de ejercicio, disminuyendo un 1,4% en el cuarto trimestre, especialmente impactado por la evolución negativa de los mercados.

Los recursos en balance alcanzan los 259.423 millones (+4,8% en 2018 y +0,3% en el trimestre), con un crecimiento anual del 9,8% del ahorro a la vista, hasta los 174.256 millones. En la evolución del cuarto trimestre (+1,3%) incide el efecto estacional asociado a las pagas dobles.

Los activos bajo gestión se sitúan en 93.951 millones. En su evolución (-2,7% en el año y -5,4% en el trimestre) incide, esencialmente, la caída de valor de mercado, que ha afectado en particular al cuarto trimestre.

CaixaBank sigue reforzando su liderazgo en fondos de inversión, con una cuota del 17%, y en planes de pensiones, con una cuota del 24,1%.